DISTRIBUCIÓN DE RIQUEZAS

Primer mundo con pies de barro: Andrés L. Guillén

Cuando al ciudadano común y corriente lo atrapan los políticos del patio, entre el mal uso de las medias verdades de las estadísticas oficiales y el mundo real de su diario vivir, muchas veces este opta por buscar ese nivel más humano y accesible de sus circunstancias personales para descifrar su propio destino y desmentir los buenos augurios anunciados por esos dirigentes.

Por eso, al ver el reciente Informe Global de Competitividad 2012-2013 del Foro Económico Mundial (Ginebra, Suiza), que posiciona a Panamá como segundo en competitividad en América Latina y 40 entre 144 países evaluados mundialmente, cabe preguntarse si esto realmente nos sitúa en el umbral de Estados del “primer mundo”, como nos hacen creer los voceros oficiales.

Con base en este y otros informes del Banco Mundial, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de la ONU y del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, varias publicaciones en la prensa local han tildado a Panamá como el “nuevo rico de América Latina”, y la propaganda estatal, sin modestia alguna, los citan como prueba irrefutable de las muchas bondades y beneficios logrados por el gobierno actual en tan solo cuatro años.

Sin duda, las políticas comerciales y macroeconómicas (fiscales y monetarias) llevadas a cabo por todas las administraciones panameñas desde 1990 han asegurado que el gasto público y el buen uso de los impuestos han mejorado la infraestructura, la sanidad, la calidad de servicios públicos, la esperanza de vida, los ingresos per cápita, el uso de tecnología, la competitividad industrial, la apertura comercial y que, además, han logrado una baja constante en los índices de pobreza y de pobreza extrema.

Para finales de este 2013, el producto interno bruto (PIB) sobrepasará los 40 mil millones de dólares o sea B/10,479.00 per cápita (entre los más altos de América Latina), gracias a su economía basada en servicios (el conglomerado del Canal, el sistema bancario, turismo, la Zona Libre, el Centro de Logística e interconectividad, entre otros) y a un alto grado de inversión extranjera directa (IED).

¿De qué nos quejamos entonces? El problema es que a ese nivel más humano y accesible que reflejan las realidades del diario vivir de la mayoría de los panameños, las cosas toman otro rumbo que nos lleva al gran atraso económico-social típico de un país subdesarrollado: la mala distribución de la riqueza y un bajo promedio de años de escolaridad que condena a esa mayoría a la marginalidad y a la precariedad de la pobreza.

Como en la cita bíblica (Daniel 2, versículos 1-48) que describe el derrumbe de esa gigantesca estatua con tan solo un golpe a sus pies de barro, nuestra anunciada entrada al “primer mundo” bien pudiera correr la misma suerte que esa otra imagen, ya que también tiene una cabeza de oro (PIB de $40 mil millones), un torso de plata (economía basada en servicios), caderas de bronce (avances en infraestructura), piernas de hierro (mayor esperanza de vida) y pies de barro (mala distribución de la riqueza, pobre educación y alto endeudamiento público y privado).

No se trata de quitarle mérito alguno a estos gobiernos por sus logros económicos, sino de recordarles a los panameños que los eligen que no es lo mismo tener los pies firmemente plantados en la tierra, que tener “pies de barro”.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Surse Pierpoint, empresario y consultor, en Café con La Prensa
LA PRENSA/Ana Rentería

Las oportunidades de la Zona Libre de Colón Pierpoint pide actualizar regulaciones y eliminar trabas burocráticas

PANAMÁ Y SU GENTE El mercado de las carretillas

El Mercado de Abastos está ubicado en la vía Omar Torrijos, en el corregimiento de Ancón, justo al lado de la sede del Tribunal Electoral. Gabriel Rodríguez
Luis García /Álvaro Reyes - LP

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

15 Jul 2018

Primer premio

9 7 8 3

CAAD

Serie: 12 Folio: 15

2o premio

2697

3er premio

8169

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código