Punta Mala: resumen ejecutivo

La imponente casona de Punta Mala -localizada en Pedasí, provincia de Los Santos- fue construida en la década del 40 por el Ejército de Estados Unidos. Antes de tomar notoriedad, estuvo abandonada por décadas. Durante los gobiernos militares que cayeron con el último general, Manuel Antonio Noriega, estuvo en manos de la Séptima Zona Policial de Los Santos. Una lugareña de Pedasí, la actual presidenta, Mireya Moscoso, le puso el ojo y decidió restaurarla. Desde entonces, un velo de misterio y "morbo" cubre la vieja casona, hoy convertida en una mansión de veraneo para la gobernante y sus invitados. La residencia ha despertado la curiosidad ciudadana y periodística, motivada, quizá, por el silencio que guardan los funcionarios cuando se les pregunta por ella o por la elevada alambrada que la rodea -coronada por una afilada serpentina metálica- o por los omnipresentes efectivos armados del Servicio de Protección Institucional (SPI), cuya sola presencia basta para disuadir al más valiente de los curiosos.

Punta Mala: resumen ejecutivo La imponente casona de Punta Mala -localizada en Pedasí, provincia de Los Santos- fue construida en la década del 40 por el Ejército de Estados Unidos. Antes de tomar notoriedad, estuvo abandonada por décadas. Durante los gobiernos militares que cayeron con el último general, Manuel Antonio Noriega, estuvo en manos de la Séptima Zona Policial de Los Santos. Una lugareña de Pedasí, la actual presidenta, Mireya Moscoso, le puso el ojo y decidió restaurarla. Desde entonces, un velo de misterio y "morbo" cubre la vieja casona, hoy convertida en una mansión de veraneo para la gobernante y sus invitados. La residencia ha despertado la curiosidad ciudadana y periodística, motivada, quizá, por el silencio que guardan los funcionarios cuando se les pregunta por ella o por la elevada alambrada que la rodea -coronada por una afilada serpentina metálica- o por los omnipresentes efectivos armados del Servicio de Protección Institucional (SPI), cuya sola presencia basta para disuadir al más valiente de los curiosos.

Rolando Rodríguez B. rrodriguez@prensa.com ¿Cuándo empezó el caso? En febrero de 2000, este diario publicó que la presidenta de la República, Mireya Moscoso, dispondría de una casa de verano en Pedasí, lugar donde creció. Ciertamente no sería Camp David, pero tendría algo de norteamericano: su arquitectura. Los trabajos para remodelar la vieja estructura no se hicieron esperar. De acuerdo con lugareños consultados por La Prensa a principios de 2000, las obras comenzaron un mes después de que Moscoso tomara posesión, es decir, en octubre de 1999.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

14 Nov 2018

Primer premio

2 0 5 9

CAAC

Serie: 1 Folio: 8

2o premio

1641

3er premio

1301

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código