FACEBOOK LIVE: ¿Qué quieres saber del Cepadem? Ver aquí

CRISIS POLÍTICA

Recomposición interna en el PRD: Jaime Cheng Peñalba

El Partido Revolucionario Democrático (PRD) fue creado como instrumento de intermediación ideológica entre la sociedad civil y los cuarteles. Fue espacio para cooptar a los cuadros políticos que la agrupación requería en su relevo generacional. Por haber sido creación de Omar Torrijos y colaboradores cercanos, el PRD debía mantener un perfil socialdemócrata, cónsono con el momento populista que vivían las sociedades latinoamericanas. Los distintos frentes que se agitaron de manera organizada a lo interno, le permitieron un arraigo significativo de masas, incluso en los peores momentos de la crisis política de la década de 1980.

Sin embargo, el partido tras la apertura democrática posinvasión entró en el juego de la “democracia burguesa” impuesta en todos los países americanos. Probó las mieles del poder y permitió el nefasto clientelismo político sui géneris. Fue con Ernesto Pérez Balladares que se reedita esa práctica del discurso popular abstracto. El PRD cosecha en este momento lo que el liberalismo vivió como producto de su descomposición política. Precisamente, esa línea electorera y la ausencia significativa de relevo de cuadros lo ha llevado a una crisis sin fin. Hay algunas propuestas de método y transformación para hacerlo reflotar, si es que se cuenta con la voluntad de hacerlo.

En primer lugar, el PRD necesita figuras frescas y con compromiso, sobre todo, a largo plazo. Mucho mal le hace al colectivo el remix de gente supuestamente cercana al general Torrijos, pues no se trata de salvarlo aplicando la gastada práctica latinoamericana de “necrocracia”. El PRD necesita mirar hacia adelante, en vez de invocar a difuntos, como lo hizo el peronismo en su momento. Es verdad que toda agrupación requiere líderes y mártires para sustentar su ideología, pero el abuso de esto puede desgastarla al punto de hacerla inoperante, por el grado de desfase con la coyuntura actual.

El PRD tiene que llamar, con urgencia, a un congreso general extraordinario para escoger a un CEN renovado y realmente comprometido con las necesidades del pueblo, no con las ambiciones electoreras de sus dirigentes anteriores. Los nuevos cuadros del partido deben tomar conciencia de que practicar lo mismo que han hecho los partidos burgueses en Panamá los llevará al despeñadero.

De no haber consenso para un nuevo CEN, existe la alternativa de la fisura. Es decir, de una nueva corriente que refunde el partido, quizá con otro nombre, y que se aparte de la línea por la que lo han llevado sus “pseudodirigentes”. El PRD tiene la suficiente cuota de miembros para esto, incluso con movimientos de corte popular. ¿Por qué no formar una nueva corriente con el Frente Amplio por la Democracia o con movimientos independientes? Se trata de un experimento con riesgo, como todo lo que se empieza con novedad. Pero al final, el producto puede ser una nueva vida, en vez de la descomposición que los llevará a la muerte irremediable.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código