CASCO ANTIGUO

Réquiem a la luna que nace en el mar: Marcelo Antinori

Ellos seguirán con la construcción de la cinta costera sin importarle con lo que pensemos. Por más que echen cuentos, las fotos indican que la construcción ya está avanzada; hicieron los rellenos de las entradas, ciertamente tienen los detalles de los diseños técnicos concluidos y en algún sitio están construyendo los pilares. Lo único que se queda por iniciar es el montaje del viaducto por sobre el mar. La estrategia es clara, postergar la discusión hasta que la construcción sea irreversible.

¡Qué lástima! Insisto, desde el punto de vista técnico y financiero el viaducto no es la mejor alternativa. Sospecho que la razón por la que escogieron esta opción fue porque era la única que permitiría concluir la obra a tiempo para las elecciones presidenciales –preservar la belleza y la historia de la ciudad parece ser menos importante que promover al candidato oficialista– ¡Qué ironía!, el Casco Antiguo, que fue construido para resistir los ataques de piratas y que sobrevivió a grandes incendios y hasta una invasión, finalmente sucumbirá frente a la codicia de los políticos.

Reconozco que no tengo las informaciones que me permitan comprobar lo que digo, pues todo se mantiene en secreto, pero ellos sí tienen como comprobar que estoy equivocado. ¡Que lo hagan! Expliquen, públicamente, por qué la opción del túnel no es la mejor y la que presenta menos costos para el Gobierno y la población; la distancia a cubrir por los vehículos sería menor y, por lo tanto, implicaría un menor gasto de combustible y menor polución.

Un túnel también permitiría que las futuras administraciones sigan integrando armónicamente el Casco Antiguo a la calzada de Amador y a la ciudad moderna, creando una postal que, ciertamente, haría de la ciudad de Panamá una de las más bellas de la región.

Aclaro aquí que yo no tengo intereses ni propiedades en el Casco, tampoco pasiones políticas, pues tengo amigos a quienes respeto en todos los partidos políticos. Escribo porque en el Casco desarrollé a los personajes de mis novelas y busco defender un patrimonio que no solo es de los panameños, sino de toda la humanidad.

Lo hago, también, como un brasileño que siente tristeza al escuchar que una empresa de mi país está involucrada en este desastre cultural. Estoy seguro de que mis amigos “bahianos” se opondrían con más vehemencia, si a algún gobernante se le ocurriera la idea de circunvalar el Farol da Barra de Salvador, en Bahía, con un viaducto que separara sus jardines verdes del horizonte del mar.

Recuerdo, además, que nosotros los brasileños tenemos la experiencia de una intervención urbana similar a la cinta costera, pero cuando decidimos hacer el Aterro do Flamengo, en Río de Janeiro, no improvisamos ni nos apuramos; le encargamos a Roberto Burle Marx que hiciera el proyecto paisajístico y a Oscar Niemeyer que diseñara el monumento, pues lo que buscábamos era destacar y no dañar la belleza de la ciudad. Como resultado, el Aterro y la ciudad de Río de Janeiro son considerados con orgullo como “patrimonio de toda la humanidad”.

El viaducto a seis carriles poco importa, si a 200 o 300 metros de distancia se ve como una agresión visual al patrimonio histórico y, por favor, no insistan con esos dibujos mostrando que el viaducto se hará para los que allí van a pasear con sus familias, pues eso es un insulto a la inteligencia.

A los que no les importa con la belleza de la ciudad, les pido disculpas por aburrirlos con este tema, pero estas palabras son las únicas armas que tengo para defender lo que creo, con la esperanza de contribuir a la cordura de las autoridades que tomen la decisión final y evitar futuros remordimientos.

El Casco Antiguo se desarrolló junto a la “Puerta del Mar” y es exactamente esta integración entre el mar y la ciudad la que lo hace tan bello. Ciertamente, sería una exageración decir que el viaducto destruirá el Casco, pues es mucho más que la vista al mar, pero me pregunto: ¿cómo harán mañana esos panameños que hoy suben los peldaños da la Plaza de Francia y allí exhiben con orgullo a los turistas la bahía que rodea desde el Paseo de Huertas y el puente de las Américas hasta las lejanas torres de Costa del Este?

Y les pregunto, también, cómo contestar a esa vieja señora que en una terraza, detrás del Teatro Nacional, me dijo atónita: “¿Cómo vamos a hacer para admirar la Luna llena naciendo en el mar, después que construyan el viaducto?”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código