LEY ZANAHORIA

Señalamientos en torno al Decreto 1424: Rafael Zevallos

Hace unos días nos sorprendió la noticia de la publicación en Gaceta Oficial del “decreto zanahoria”, que ordena la regulación del horario para el funcionamiento de los centros nocturnos en los que se practica el expendio de licor.

A continuación intentaré exponer, por medio de factores y hechos reales, los motivos por los que este decreto es ineficiente y, a la vez, promueve la competencia desleal.

La exposición de motivos del decreto indica que lo que se busca es “eliminar el consumo indiscriminado de bebidas alcohólicas” y “regular los horarios de centros nocturnos y lugares de expendio de bebidas alcohólicas”. Estos objetivos son compartidos por la mayoría de la sociedad, pero, lastimosamente, no se alcanzarán mediante este decreto.

Inmediatamente explico el porqué de mi pronóstico negativo. Este decreto incluye el siguiente párrafo: “Se exceptuará del cumplimiento de la disposición anterior a los locales ubicados dentro de hoteles, debidamente autorizados para operar como tales”. Entiéndase: Casinos, bares, discotecas, salones de eventos y centros de convenciones.

El primer motivo –el más importante– por el que critico este decreto, es que con la excepción mencionada en el párrafo anterior, el decreto inmediatamente deja de alcanzar la meta arriba mencionada. Nada impedirá que una persona se mantenga “legalmente” hasta altas horas de la madrugada consumiendo licor en los hoteles y casinos. Esto hace este decreto ineficiente.

El segundo motivo por el que critico el decreto es porque considero que brinda privilegios a los gremios hoteleros y casinos, a la vez que brinda un sinnúmero de opciones para incumplir los horarios y regulaciones, siempre y cuando sea en un hotel. A continuación detallo algunos ejemplos por los que hago esta aseveración:

1. No hay ninguna diferencia en el consumo de licor y la permanencia en horas de la madrugada que se realiza en un bar o discoteca de la Calle Uruguay o en cualquiera de los tres hoteles que hay en la misma calle.

2. El decreto obliga a que en cualquier concierto que se lleve a cabo en Figali, Atlapa u otra sala de eventos hay que “apagar la música y encender las luces del lugar”. Pero, si el concierto se realiza en el Centro de Convenciones Vasco Núñez de Balboa, en el Hotel Riu o en el Hotel Veneto (por ejemplo), su horario de duración y expendio de licor es ilimitado.

3. El decreto permite y, prácticamente, obliga a los promotores de bailes típicos del país a realizar esta actividad en los diferentes hoteles de la localidad, ya que estos serán los únicos que podrán brindar la disponibilidad de horarios y el expendio de licor apropiado para la rentabilidad del evento.

4. El decreto pone en ventaja a los grandes casinos de la localidad, que se encuentran en su gran mayoría dentro de hoteles, para competir contra bares y discotecas, ofreciendo espectáculos y licor a sus visitantes, muchas veces gratuitamente y en horarios ilimitados.

5. El decreto hace más atractivo el realizar bodas, quinceaños, fiestas familiares, eventos empresariales y demás actividades sociales en hoteles que pueden, legalmente, brindar el servicio las 24 horas, a diferencia de clubes, restaurantes, salas de eventos, discotecas y demás centros de entretenimiento, que regula el decreto.

Otro motivo por el que critico el decreto es porque le permite a los supermercados y tiendas de conveniencia, que operan las 24 horas del día, continuar con la venta de licor durante las horas en que aplica la regulación. Permite a cualquier ciudadano comprar e ingerir bebidas alcohólicas, a la vez que promueve de manera desleal su comercialización en estas empresas.

Todos estos ejemplos demuestran claramente que el decreto no disminuirá las horas de permanencia ni el consumo de licor de los ciudadanos en nuestras calles. Lo único que logra es trasladar la afluencia de ciudadanos de un centro de entretenimiento a otro, poniendo en clara desventaja a un gremio, y sin brindar una verdadera solución al problema de la inseguridad, la violencia y el consumo de bebidas alcohólicas en nuestro país.

No hay en ningún país del mundo una “ley zanahoria” parcial o selectiva. La única manera de que esta medida, que promueve el gobierno nacional, tenga la más mínima oportunidad de ser efectiva y se pueda evaluar los beneficios que se esperan de ella, de manera real y objetiva, es que se aplique de manera general y sin excepciones. Buscando así poder medir sus resultados y determinar los pros y los contras de una “ley zanahoria” en Panamá.

Ojalá, nuestras autoridades tengan la madurez y la valentía de recapacitar y corregir el rumbo, por el bien de todos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

carretera entre Santa Fe y Calovébora ‘La conquista del Atlántico’

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código