CONVIDADA DE PIEDRA

¿Qué dice la Universidad de Panamá frente al acontecer nacional?: César Valdés Paredes

Este semestre ha estado convulsionado por protestas, un paro médico, y movilizaciones de grupos de la sociedad civil en búsqueda de un llamado de atención y de reflexión por los problemas nacionales que tanto aquejan a la sociedad panameña.

Dada la coyuntura, era el momento oportuno para que la Universidad de Panamá fuera el centro del debates de ideas, opiniones y consenso ante los problemas nacionales y sobresaliera como ente mediador de la discusión. Por el contrario, lo que sucede en la Universidad es una tragedia; perdió el dinamismo y la autonomía que le imprimieron su fundador, el presidente Harmodio Arias, su primer rector, el Dr. Octavio Méndez Pereira y las generaciones iniciales de preceptores nacionales, que allí ejercieron su apostolado con esmero y dedicación.

Hoy, la universidad es otro botín político y financiero; foco de clientelismo, con dirigentes interesados en el reparto burocrático y en el aprovechamiento de las oportunidades económicas. La educación y la investigación no los motivan en lo más mínimo. La cerca perimetral de la primera casa de estudios superiores no solo está a su alrededor, sino que ha cercado el carácter de autonomía, identidad, de pensamiento, humanístico y de investigación.

Si en la universidad existe algo de la “construcción de conocimientos” debe quedar clandestina, las pocas excepciones de docentes y alumnos interesados e interesantes juegan el papel de excepción a la regla, por ende, el papel que juegan en la sociedad es ausente. A todo esto hay que sumar que muchas organizaciones estudiantiles están secuestradas por la Rectoría, y que tampoco hay interés por parte del Ejecutivo en “refundar” esta universidad a la que la mayoría de los ciudadanos dan por caso perdido. Panamá requiere una casa de estudios superiores que esté al día frente a los avances y que desde sus aulas surjan propuestas novedosas para enfrentar los problemas que enfrenta el país.

Desde sus aulas se deberían hacer estudios, foros, análisis e investigaciones. La universidad debe emprender acciones para superar la calidad de enseñanza que imparte y, además, salir de la crisis de denuncias de corrupción que la han llevado a una decadencia administrativa y al oscurantismo académico.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Abr 2018

Primer premio

5 4 7 1

DCAB

Serie: 14 Folio: 9

2o premio

1282

3er premio

2921

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código