CONVIDADA DE PIEDRA

¿Qué dice la Universidad de Panamá frente al acontecer nacional?: César Valdés Paredes

Este semestre ha estado convulsionado por protestas, un paro médico, y movilizaciones de grupos de la sociedad civil en búsqueda de un llamado de atención y de reflexión por los problemas nacionales que tanto aquejan a la sociedad panameña.

Dada la coyuntura, era el momento oportuno para que la Universidad de Panamá fuera el centro del debates de ideas, opiniones y consenso ante los problemas nacionales y sobresaliera como ente mediador de la discusión. Por el contrario, lo que sucede en la Universidad es una tragedia; perdió el dinamismo y la autonomía que le imprimieron su fundador, el presidente Harmodio Arias, su primer rector, el Dr. Octavio Méndez Pereira y las generaciones iniciales de preceptores nacionales, que allí ejercieron su apostolado con esmero y dedicación.

Hoy, la universidad es otro botín político y financiero; foco de clientelismo, con dirigentes interesados en el reparto burocrático y en el aprovechamiento de las oportunidades económicas. La educación y la investigación no los motivan en lo más mínimo. La cerca perimetral de la primera casa de estudios superiores no solo está a su alrededor, sino que ha cercado el carácter de autonomía, identidad, de pensamiento, humanístico y de investigación.

Si en la universidad existe algo de la “construcción de conocimientos” debe quedar clandestina, las pocas excepciones de docentes y alumnos interesados e interesantes juegan el papel de excepción a la regla, por ende, el papel que juegan en la sociedad es ausente. A todo esto hay que sumar que muchas organizaciones estudiantiles están secuestradas por la Rectoría, y que tampoco hay interés por parte del Ejecutivo en “refundar” esta universidad a la que la mayoría de los ciudadanos dan por caso perdido. Panamá requiere una casa de estudios superiores que esté al día frente a los avances y que desde sus aulas surjan propuestas novedosas para enfrentar los problemas que enfrenta el país.

Desde sus aulas se deberían hacer estudios, foros, análisis e investigaciones. La universidad debe emprender acciones para superar la calidad de enseñanza que imparte y, además, salir de la crisis de denuncias de corrupción que la han llevado a una decadencia administrativa y al oscurantismo académico.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

carretera entre Santa Fe y Calovébora ‘La conquista del Atlántico’

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código