AMENAZAS CONTRA EL AMBIENTE

¿Cuándo acabará esta lucha?: Rina S. Barba

En gobiernos recientes, como el de Mireya Moscoso y Martín Torrijos, se tomaron decisiones para la construcción de proyectos que iban en detrimento de nuestros recursos naturales. Por ejemplo, el mal llamado camino ecológico, que finalmente no se hizo gracias a la unión de muchos panameños y panameñas responsables. Luego ocurrió la venta de los lotes CL 43 y CL 35, ambos ubicados en Clayton. Les llamaban lotes, pero en realidad eran bosques secundarios con gran variedad de especies de árboles de, al menos, 50 años, como cuipos, barrigones, ceibas, panamá y espavés, por mencionar algunos.

En aquella ocasión, durante nuestras vigilias por casi medio año, en las que realizamos giras a ese bosque con residentes de la comunidad, biólogos y amantes de la naturaleza, observamos familias de búhos de anteojos, parejas de elanios (un tipo de halcón), registramos tres tipos de trogones (familia de los quetzales), venados cola blanca, hormigueros y tres especies de tucanes que se ven en las tierras bajas de nuestro país: el aracari, el pico iris y el chestnut mandibled. Solo por mencionar algunos animales.

Lastimosamente, esa batalla sí la perdimos, pues el promotor del proyecto para la construcción de residenciales logró el aval de la Corte Suprema, a pesar de que no solo se ponía en peligro un bosque hermoso y su comunidad de animales silvestres, sino una parte del histórico Camino de Cruces, pues allí se halló parte del empedrado que data de la época colonial. Es que en Panamá quienes nos gobiernan aparentan no entender cuál es el valor que merece nuestra naturaleza y nuestra herencia histórica y cultural. Ellos están, o creen estar, en su burbuja de cristal en donde nada les pasará.

Durante nuestras luchas para evitar estos crímenes ecológicos e histórico-culturales, los políticos del gobierno de turno, los promotores y sus arquitectos, manifestaron que los ambientalistas teníamos agendas políticas y estábamos apadrinados por la oposición. Recuerdo que algunos de ellos nos apoyaron, en el gobierno de Moscoso, para evitar la construcción del camino ecológico Boquete-Volcán Barú, pero luego se pusieron en nuestra contra cuando el proyecto de Clayton fue aprobado por el gobierno de Martín Torrijos. La diferencia entre los políticos y nosotros, es que nosotros, no importa qué gobierno esté, siempre trabajaremos por la preservación de nuestros recursos naturales.

Hoy se pretenden talar 40 árboles centenarios ubicados en las faldas del histórico cerro Ancón para la construcción de un parque de estacionamientos. Hay quien dijo que esa tala no afecta el medio ambiente, así habrá muchos otros que, por ignorancia en el tema, piensen que tumbar unos cuantos árboles no es gran cosa. En mi opinión, es criminal tomar la decisión de talar a la ligera, viendo solo el interés económico e, hipócritamente, sentirse mejor solo porque ya le pagaron a la Anam lo que “valía” el árbol. Hoy son 40, mañana serán 100, justificando sus decisiones con argumentos económicos.

Muchas personas ignoran los servicios ambientales que nos prestan los árboles. Respirar aire puro es consecuencia de la fotosíntesis que realizan las plantas, al proporcionarnos oxígeno, absorbiendo el dióxido de carbono emitido por las industrias, los automóviles y otras actividades humanas. También captan el agua de lluvia, recargando así los mantos acuíferos que suministran agua potable a la Tierra y contribuyen al equilibrio de los ecosistemas. Al talar los árboles, sobre todo en un sitio inclinado como un cerro, hay graves consecuencias, porque la falta de raíces que mantienen estable el suelo y la fuerza del agua de lluvia que pega directamente sobre este, provoca que se erosione rápidamente, produciendo los peligrosos deslaves. Otros beneficios derivados de los árboles y plantas del bosque tropical se relacionan con la salud, al transformarse en medicamentos contemporáneos para curar diversas enfermedades. Por ejemplo, nuestros abuelos utilizaban las hojas del árbol panamá (sterculia apetala) para decocciones que aliviaban el resfriado, la bronquitis y el asma. Hoy se sabe que la raíz de este árbol tiene una materia prima utilizada para la obtención de cortisona, empleada en el tratamiento de artritis.

Son muchos los beneficios que recibimos de árboles y plantas, por eso, decir que la tala de 40 árboles no afecta el ambiente es ingenuo, por decir lo menos. Se ha ofrecido ubicar el parque de estacionamientos en otros sitios donde no se verá afectado ni un solo árbol. Es responsabilidad de los gobernantes (legisladores, jueces y demás) velar por el beneficio de la mayoría. No queremos más crímenes ecológicos, queremos sostenibilidad y armonía.

Seguiremos con nuestras protestas hoy, mañana y siempre que los gobiernos de turno quieran jugar con nuestra calidad de vida y la de nuestros hijos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código