INCENTIVOS PARA LA EXPORTACIÓN

Más clientes que mercancía: Juan Planells

Me ha tocado vivir, como empresario, la frustrante experiencia de anunciar una venta por todos los medios de comunicación sin tener el suficiente y adecuado inventario para hacerle frente. Un mes antes del baratillo, celebrábamos reuniones para enfocar la propaganda que atrajera al público comprador, organizábamos la disposición de los anaqueles y preparábamos al personal; pero el día anunciado no tuvimos el éxito esperado porque el producto que ofrecíamos no existía en la calidad requerida por los clientes ni contábamos con la cantidad necesaria para aprovechar la marea de compradores.

Siento que una situación similar viven los exportadores panameños en este momento, cuando ven la agresiva política de negociar y firmar tratados de libre comercio con cualquier país del mundo que esté dispuesto a servir de contraparte, sin que Panamá cuente con la oferta exportable en cantidad, variedad y precio para aprovechar las oportunidades que estos acuerdos abren.

Ya no es excusa válida decir que aquí no hay empresas productivas debido a que nuestro mercado es pequeño. Los tratados comerciales han incorporado una población de 300 millones de habitantes en Estados Unidos, 500 millones en la Unión Europea, 45 millones en Centroamérica, y 35 millones en Canadá –por mencionar algunos–, que completan una abultada cartera de compradores, borrando los estrechos límites comerciales que antes imponían nuestras fronteras.

Pero ¿cómo servimos a esta creciente comunidad de consumidores sin productos para vender? La oferta exportable panameña en bienes es reducida y poco variada. Agricultura e industria siguen siendo sectores productivos que no despegan, y –en algunos casos– reducen su producción. Los problemas que enfrentan esperan soluciones desde hace largo tiempo, y a pesar de que hay esfuerzos e iniciativas de apoyo por parte de las autoridades, especialmente del Ministerio de Comercio e Industrias, estas no parecen producir los resultados necesarios en lo relacionado a las exportaciones.

Es hora de enfocar nuestros mayores esfuerzos hacia el aumento de la oferta, no hacia el incremento de la demanda. No hay peor sensación para un comerciante que ver su local lleno de clientes y su estantería vacía, comprobando que los consumidores salen del establecimiento sin paquetes. Cualquier gerente de empresa sabe que no es momento para invertir en propaganda que ofrece lo que no tenemos, pero sí de invertir en la producción necesaria para satisfacer a los clientes.

Comencemos con políticas públicas que incentiven la producción agropecuaria y manufacturera. El inversionista reacciona de acuerdo a su análisis de costo beneficio, y en este momento no se ven retornos atractivos en actividades vinculadas al agro o la industria; eso obedece, en gran medida, a riesgos que ponen en peligro los beneficios proyectados. Se requiere de financiamiento con intereses blandos; seguros que disminuyan el impacto de los riesgos; sistemas de pago confiables; opción preferencial por la exportación panameña en el aprovechamiento de las ventajas del sector logístico; apoyo del servicio exterior a esa actividad, acompañando al exportador en la solución de los problemas que se presentan en el país de destino; más flexibilidad laboral; orientación sobre nichos que han surgido como fruto de las negociaciones; menos burocracia administrativa en sus trámites; y más y mejor capacitación de técnicos, entre otras medidas.

Otros países lo hicieron a tiempo y por ello cuentan con un amplio catálogo de empresas exportadoras de bienes con producción nacional abundante para inundar nuestros mercados. ¿Qué justifica importar limones de Perú y Colombia, coco seco de China, aguacate de Guatemala y naranjas de España, como ocurre en este momento en Panamá? ¿O pulpos de Indonesia, corvina de Guyana, atún de España, almejas de China y calamares del Perú? ¿Cómo puede Chile, con los altos costos de transporte, vender en Panamá sus zanahorias y competir en precio con las locales? Simplemente, en estos países hay un sistema de apoyo al productor con medidas que hacen atractiva la inversión productora de bienes.

Algunos alegan que debemos seguir concentrándonos en la exportación de servicios, porque nos ha ido bien, y olvidarnos de la agricultura y la pesca porque no somos competitivos, pero en su análisis se olvidan que más allá del puente de las Américas hay una población que también tiene derecho al ingreso del que hoy disfrutan sectores como el logístico en el eje Panamá-Colón. De no hacerlo, convertiríamos la oportunidad que se nos presenta con la firma de los tratados, en una amenaza a nuestra balanza comercial y, con ello, a la sostenibilidad de nuestro sistema económico y político.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

15 Jul 2018

Primer premio

9 7 8 3

CAAD

Serie: 12 Folio: 15

2o premio

2697

3er premio

8169

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código