COLÓN

Una historia por construir, no por cambiar: Diógenes Galván

En la provincia de Colón se requiere un análisis profundo y eficiente acerca de su situación social. Este nos diría en qué nos hemos convertido y qué funcionaría o no con el colonense. No se trata de ver qué puede hacer el Gobierno por el ciudadano, sino qué puede hacer el ciudadano a favor de su provincia.

El colonense en general ha vivido en medio de la indiferencia y la explotación tanto de otros panameños que representan a los partidos políticos en el poder, como de los extranjeros al frente de empresas de mucho poderío económico. Bastaría hacer un censo para conocer cuántos colonenses, que viven en la capital del país o en el extranjero, se han revestido con historias de éxito y crecimiento personal. Eso obedece a que se alejaron de un ambiente que restringe el desarrollo, y emigraron a otro en el que las oportunidades son accesibles al talento y al esfuerzo humano. Probablemente estos individuos no hubiesen alcanzado los mismos resultados de haberse quedado en la provincia.

Colón no requiere un proyecto de Gabinete gubernamental, necesita una acción transformadora, y para que sea sostenible debe formar parte de un plan integral de desarrollo nacional. Esto nace de la premisa de que el modelo de gestión pública es centralista y no le permite a ninguna provincia heredar o recibir una iniciativa de ayuda estatal que se sostenga por sí sola en el tiempo. De allí surge el debate de la importancia del modelo de descentralización como herramienta de prosperidad equitativa de las distintas regiones del país.

Colón necesita una redefinición de su identidad y, a partir de esta, hacer un diagnóstico serio de la infraestructura existente e identificar qué tipo de ciudad queremos y debemos tener. El discurso no puede ni debe ser “cambiemos a Colón”, sino “construyamos un nuevo Colón”. Con esto me refiero a poner sobre la mesa cuáles son todos los elementos que necesita una ciudad de primer mundo para cumplir con esa clasificación (servicios básicos, infraestructura, educación, entretenimiento, turismo, industria y, por tratarse de una ribera caribeña, su oferta en materia logística).

Esta armonía entre el conocimiento pleno de la oferta humana de la provincia, con una propuesta integral en materia de infraestructura y servicios, es lo que se identifica en las sociedades modernas como un modelo de desarrollo sostenible, porque se resuelve un problema, se empodera al ciudadano, se incentiva la inversión y se generan oportunidades para todos.

En síntesis lo expuesto no es más que lo que necesita Colón para alcanzar su felicidad social. Además, esto ayudaría a que el actual Presidente de la República sea recordado como el gran estadista que transformó la miseria de una región abusada, y la dotó de prosperidad plena. Sería un modelo a aplicar en las provincias del país con similares desventajas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código