RESPETO Y CONVIVENCIA PACÍFICA

La palabra no muere

Al recordar a Ghandi nos encontramos con el hombre despojado de posesiones materiales que buscaba una sociedad de respeto y convivencia pacífica. Se basó en su movimiento de no violencia para alcanzar objetivos. Su credo lo llevó a caminar su país con un mensaje de paz y positivismo. Una de sus frases célebres decía que “La violencia es el miedo a los ideales de los demás”. Y su ideal permaneció después de su muerte violenta. Pero seguirán los atentados a la vida y la honra de los pueblos hasta que no comprendamos la relevancia que tiene la paz.

Los que nos adentramos en el mundo de las letras sabemos que una frase o una oración pueden inspirar acciones y emociones. Cuando Luther King se dirigió a miles de personas congregadas en Washington, un caluroso día de agosto de 1963, y desarrolló su discurso “I Have a Dream”, quizás no pensó en la magnitud que esta pieza del arte retórico representaría en la historia de los derechos humanos de EU. No fue solo hablar de los derechos humanos, sino de la convivencia pacífica, tan dividida por las diferencias raciales. Era un mensaje de unión y respeto mutuo que tanta falta hace todavía hoy.

Facundo Cabral cantaba su mensaje de paz, positivismo y visión de la sociedad. Llegaba a las almas de su público con frases como: “Este es un nuevo día / Para empezar de nuevo / Para buscar al ángel / Que aparece en los sueños / Para cantar, para reír / Para volver a ser feliz”. Así, con ese optimismo y el deseo de permanecer en este mundo para cantar lo que vivía, recordaremos al trovador Facundo Cabral.

Los que convergemos en este pequeño país y vemos la pluralidad de razas y nacionalidades mezcladas en un solo suelo, los últimos acontecimientos de muerte y violencia nos hacen reflexionar sobre aquellas palabras que no mueren. Ghandi, en un artículo publicado en 1925, describió los siete pecados sociales: la política sin principios, la riqueza sin trabajo, el comercio sin moralidad, el placer sin conciencia, el conocimiento sin carácter, la ciencia sin la humanidad y la adoración sin el sacrificio.

¿De cuántos de estos pecados padece la sociedad panameña? Estas fallas o pecados sociales causan violencia e inestabilidad en cualquier pueblo, pero muchos gobernantes y las propias sociedades ignoran o evitan reconocerlas. Nos resta reflexionar en las palabras que nos dejaron Ghandi, Luther King y Cabral. La pérdida del respeto al ser humano y su derecho a convivir en paz y armonía los unió en tiempo y espíritu.

Nos toca a nosotros hacer que sus palabras no queden en la historia y que pongamos acción a sus mensajes. Las acciones hacen que las palabras no mueran; las acciones nos hacen eternos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código