FRENAR LA CORRUPCIÓN

Las palabras del arzobispo: Dorys Hilbert

Como ser humano, defensora de la democracia, analista de las situaciones que ocurren en el país y católica, concuerdo con las declaraciones que hizo el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa, en el sínodo de obispos, que hace poco reunió en el Vaticano a 191 representantes de todo el mundo. Ulloa resaltó que “la gran amenaza para las familias panameñas es la pobreza”, y esto se debe a que “unos pocos han amasado grandes riquezas a costa de la inmensa mayoría”, dando paso a “los nuevos ricos”.

El Arzobispo urgió a “buscar soluciones para ´sanar´, porque hay mucha gente herida”. La búsqueda de esta sanación se ha descuidado en Panamá durante muchos años, principalmente a partir del golpe de Estado del 11 de octubre de 1968, cuando mucha gente fue marginada y manejada por un gobierno militar que no tenía la mínima noción de cómo administrar el gobierno ni otros asuntos de Estado, lo que llevó al país a la catástrofe, pues todo se decidía de “a dedo”. La dictadura dio paso a los grandes negociados entre el gobierno y la empresa privada, y se permitía “todo”, para compensar el silencio de ciertas transacciones que eran pagadas mediante los “servicios especiales” que les ofrecían las compañías privadas a los gobernantes de turno.

Los políticos corruptos vieron en ese mal ejemplo la vía ideal para convertirse en los grandes potentados de la nación. Hoy muchos no entienden por qué hay tanta pobreza en Panamá, si es un país que asombra por su crecimiento macroeconómico. Pero lo que nadie sabe ni reconoce es el alto nivel de transacciones ilegales que se manejan con el lavado de dinero, el paso de las drogas, y el negociado con los emigrantes quienes pagan un alto costo por legalizar su estatus, entre otros exabruptos.

Sobre el problema de la educación, el Arzobispo reconoció los grandes sacrificios que hacen algunos padres para inscribir a sus hijos en las escuelas privadas, cuyos directores abusan por el costo de las matrículas, mensualidades y los requerimientos que se deben cumplir para permanecer activos. Esto es culpa indirecta de la pobre enseñanza que se brinda en las escuelas públicas, donde los profesores no son tan dedicados, carecen de real vocación para la docencia y solo piensan en hacer huelgas. Como resultado, los estudiantes carecen de deseos de superación o de ser alguien en la vida, pues gozan del exceso de días libres producto de los paros. Todo esto afecta al país, ya que muchos ciudadanos no adquieren el conocimiento que les valga para obtener un buen empleo y, por ello, ganan bajos salarios.

Debemos luchar por hacer un cambio. Todavía contamos con un buen porcentaje de población que merece mejorar su nivel de vida y que puede trabajar para engrandecer más a Panamá.

Invito a todos los ciudadanos a frenar la corrupción, solo así nos podríamos sentir panameños y rendirle el mejor homenaje a la patria.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

OPERATIVO Recuperan el cuerpo de pastor y el de su nieto

Sinaproc recuperó los cuerpos.
Tomada de Twitter @Sinaproc_Panama

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código