SOCIEDAD

El precio ‘real’ del producto: Giuseppe A. Cassino S.

Hace un par de días me encontraba divagando entre las diferentes emisoras de este país, en busca de que se me olvidara el eterno tranque en el que estaba metido.

Decidí sintonizar un programa muy reconocido a nivel nacional, por su entretenida forma de transportarnos a un lugar mucho más ameno que las calles de nuestro país en hora pico. Después de escuchar un par de canciones, propagandas y llamadas de radioescuchas en la misma situación que yo, una de las presentadoras empezó con un tema que me dejó mucho para analizar. En resumidas cuentas, la locutora se quejaba del “abuso” que recibía por parte de amigos y conocidos, los que le pedían la promoción de sus productos y hasta empresas por medio de menciones en sus espacios publicitarios y redes sociales. El problema mayor no se encuentra en la acción de pedir, sino en el hecho de exigir descuentos y regatear hasta costo cero por el simple motivo de tener una relación con la persona.

La realidad es que los comentarios de esta presentadora se quedaron en mi cabeza, ya que es un error que hasta yo logro cometer. Si nos ponemos a pensar a fondo, muchos elementos se tienen que alinear para poder pautar una cuña de radio. Por citar un ejemplo, los programas radiales matutinos muchas veces empiezan a las seis de la mañana o antes. Estos programas pueden durar hasta cuatro horas, y para marcar la diferencia, las personas encargadas de ellos deben estar anuentes de todos los temas actuales del país e internacionales. Muchas veces estos trabajadores de la radio son dueños del programa y le pagan a la emisora un monto para “alquilar” un espacio dentro de su programación. Ni hablar de los innumerables cursos que se necesitan para mejorar cada día como radiodifusores ni los gastos para sacar la licencia de locución.

No es un secreto que el costo de la vida en nuestro país cada año se incrementa, y no pareciera que las empresas hacen los ajustes necesarios. Pero este costo se aumenta para todos los panameños por igual. Siempre antes de pedir un ajuste en precio por “amiguismo” deberíamos estar conscientes de que los salarios de estas personas están muy ligados a los ingresos que reciben por trabajos como estos. En Panamá hemos olvidado que la preparación de una persona, ya sea a nivel universitario o diferentes cursos para mantenerse al día, tiene un costo que estas personas asimilan para diferenciar y superar a la competencia, que por cierto es muy cerrada.

Este pequeño mensaje no solo va dirigido a presentadores de radio, sino también a diseñadores gráficos, abogados, artistas de teatro, “influenciadores” web, atletas y demás. Es más que obvio recalcar que, el simple hecho de que esta persona sea alguien allegado a ti puede beneficiarte a nivel de precios, pero este “ajuste” en precios debe salir de la persona que va a ofrecer el trabajo. El profesional que se encargará de dicha tarea va a saber el costo real del producto ofrecido, y al final del día dependiendo de su cercanía, él se reduciría su ganancia total.

Cuando vas a una cita médica, ¿regateas el precio de la consulta? El mismo concepto debería regirse para cualquier profesional que ofrece un producto.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código