DUDAS

¿Somos realmente un país de deshonestos?: Ramón A. Mendoza C.

Un mozo, cuyo nombre se me escapa, era popular entre las damas durante el gobierno de Julio César por sus facultades amatorias. Se rumoraba que le flirteaba a la esposa del gobernante. En cierta festividad, solo para mujeres, a la que asistió la esposa de César, el atrevido galán disfrazado de mujer, se introdujo furtivamente. Los rumores sobre esta intromisión corrieron por toda Roma. Nunca se probó que el galán hubiese tenido contacto con la esposa de César, pero este pidió el divorcio y se le concedió. El argumento era sencillo: la mujer de César no solo debe ser honesta, sino aparentarlo.

Si hacemos un recuento de la historia reciente y nos ubicamos en la posición de un espectador, parece que no hemos tenido una buena apariencia de honestidad. Desde la dictadura de Noriega, hasta el actual gobierno, la sombra de la corrupción ha sido una constante, exceptuando tal vez el gobierno de Endara. Ernesto Pérez Balladares se vio envuelto en denuncias de negociados de visa para chinos por una alta funcionaria del Consejo de Seguridad, Samanta Smith, lo que le valió la cancelación de la visa de Estados Unidos, al igual que al contralor del momento Gabriel Castro. Mireya Moscoso no fue la excepción, aparece en internet en un listado de presidentes latinoamericanos corruptos. Su gobierno fue golpeado por actos de corrupción por el manejo de partidas presidenciales para la compra de joyas, cirugías estéticas, regalos y trajes costosos “porque no podía andar andrajosa”, supuestos sobornos para que el legislativo ratificara personajes cuestionados, el irregular manejo de $45 millones de la Fundación Mar del Sur, donados por Taiwán. Martín Torrijos fue denunciado por el entonces legislador Tito Afú de planificar sobornos a legisladores para la aprobación del proyecto Cemis, lo que le valió un proceso penal ante la Corte Suprema de Justicia. Luego, el gobierno de Ricardo Martinelli, plagado de actos de corrupción y, el actual presidente y el país, se ven arrastrados al cuestionamiento internacional por actuaciones irregulares de la firma forense de su ministro consejero, presidente del partido de gobierno y donante de campaña. A pesar de los laureles logrados por nuestro crecimiento económico, pareciera que no calificamos nada bien moral y éticamente. El trato que nos da Francia y Alemania, tal vez es merecido, pues durante 27 años los llamados gobiernos democráticos han dejado una impronta de corrupción, malos manejos e irregularidades con cuatro de seis presidentes sometidos a causas penales y el actual, duramente cuestionado por el escándalo Panamá Papers. No hemos sido honestos o no lo aparentamos.

Aunque todos alegan inocencia, lo cierto es que un país pequeño, como Panamá, no puede darse el lujo de ver a sus gobiernos manchados por dudas sobre su honestidad; es inadmisible, lo malo es que nos hemos acostumbrado a estas situaciones. Ocurre porque no hemos tenido la suerte de tener estadistas, solo gobernantes preocupados por sus intereses y de los grupos de poder, que adormecen la conciencia de un pueblo cómplice que acepta la deshonestidad como un valor social o una condición genética. La buena apariencia la hemos perdido y al parecer ignoramos que no aparentamos honestidad, sino que al parecer somos deshonestos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código