AVISO: Las visitas al Complejo Hospitalario Arnulfo Arias Madrid estarán suspendidas este domingo.

CULTURA. LA MUERTE DEL POETA CARLOS WONG

Adiós a un militante azul

Sólido intelectual y convencido comunista, Carlos Wong falleció esta semana, cerrando así un capítulo de la cultura nacional.

Temas:

Entre arte, retratos, recuerdos y libros, el fallecido poeta Carlos Wong custodiaba la Casa Azul. Entre arte, retratos, recuerdos y libros, el fallecido poeta Carlos Wong custodiaba la Casa Azul.
Entre arte, retratos, recuerdos y libros, el fallecido poeta Carlos Wong custodiaba la Casa Azul.

Al despuntar esta semana, que se iniciaba el arcano número tres, del mes de agosto, las redes sociales anunciaron el fallecimiento de uno de los más destacados y apreciados intelectuales y activistas revolucionarios de Panamá: Carlos Wong Broce.

Firme y convencido militante comunista, miembro del (legalmente) desaparecido Partido del Pueblo, promotor cultural, escritor, poeta, espléndido anfitrión, Carlos Wong era uno de los últimos especímenes de una casta de intelectuales del país que parecen no encontrar relevo.

Heraldos funestos parecían anticipar el desenlace fatal, cuando hace un par de semanas los allegados, los amigos, circularon también por las redes sociales la noticia de que el poeta estaba enfermo, recluido en la Caja de Seguro Social y se solicitaba la donación de sangre para paliar su dolencia.

Wong Broce, licenciado en Filosofía y Letras, profesor de literatura en la Universidad de Panamá durante varias décadas, tenía 85 años de edad al momento de su fallecimiento.

CARLOS Y ESTHER MARÍA

No se puede hacer referencia a Carlos Wong sin mencionar a su compañera de vida, la poetisa Esther María Osses.

Juntos constituyeron una amorosa experiencia intelectual y solidaria, fueron una dupla que se potenció mutuamente.

Esther María era licenciada en Español, fue profesora, escritora y periodista. Perteneció, además, al Frente de Trabajadores de la Cultura de Panamá, al Movimiento de Solidaridad con los Pueblos, y al grupo literario “40 Grados a la Sombra”.

Formada en Panamá y Argentina, vivió también un tiempo en Venezuela, donde ejerció el periodismo y la docencia, y dejó huella en Maracaibo.

Allí fue cofundadora de la Escuela de Letras de La Universidad del Zulia y laboró, además, en la Escuela de Periodismo y de Educación.

LA CASA AZUL

El hogar que habitaron Esther María y Carlos Wong en Panamá se convertiría eventualmente en centro de encuentro, “conspiración”, refugio para los perseguidos del continente en razón de sus ideas o militancia revolucionaria o epicentro de una tertulia intelectual inagotable.

En 1973, la bautizaron como la “Casa Azul”, y era frecuentada por Omar Torrijos Herrera, además de toda clase de artistas y escritores nacionales de la época. También estuvieron allí en calidad de huéspedes o refugiados, personajes como Gabriel García Márquez, Daniel Ortega, Rigoberta Menchú, entre otras muchas figuras, sobre todo, de orientación progresista.

Según ha escrito la periodista venezolana Carmen Simona Matute, refiriéndose a la Casa Azul, “no hay hora para el descanso mientras haya pueblos que vivan en el oprobio. Su casa –refugio para el exiliado, techo para las reflexiones, espacio abierto a la alegría– mantiene siempre abiertas sus puertas y la mesa disponible a cualquier hora del día”.

Esther María Osses murió en 1990, poco después de la invasión de Estados Unidos a Panamá.

Entonces, la casa fue dedicada a guardar su legado. Es así como una década más tarde, el 12 de junio de 2001, se constituye la Fundación Casa Azul Esther María Osses, cuyo guardián sería desde entonces y hasta su muerte Carlos Wong.

Literatura

Wong hizo de la literatura su vida, a la par de su militancia y su vena solidaria.

Y aunque popularmente se le reconoce más como poeta, es su obra crítica la más citada por autores nacionales y extranjeros.

Su ensayo La Vanguardia en la Literatura Panameña, una ponencia que expuso en 1969 en Casa de las Américas, Cuba, reeditada posteriormente en España, es una obra de referencia obligada para el análisis literario nacional.

Otros ensayos suyos son: Ideología y Universidad y Concepto crítico del vanguardismo.

Según Wong, tal como lo planteaba también la escritora e investigadora Gloria Guardia, en Panamá no hubo movimiento de vanguardia y, además, la literatura panameña no ha sido muy rica, aunque Rogelio Sinán es la excepción para ambos críticos.

Sin duda, la ausencia de Carlos Wong se sentirá. Hoy, la Casa Azul parece más vacía que nunca.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código