APROPIACIÓN DE TIERRAS

Así se pierde el Atlántico

El entramado de sociedades de Van Rijswijk y la transnacionalización de la tierra en el Caribe panameño.

Un empresario versus un campesino

Temas:

Desde 2009, según la ley, la Anati puede reconocer los derechos posesorios para otorgar títulos de propiedad a aquellos que acrediten que trabajan la tierra y llevan al menos cinco años viviendo allí. Foto: Raphael Salazar Desde 2009, según la ley, la Anati puede reconocer los derechos posesorios para otorgar títulos de propiedad a aquellos que acrediten que trabajan la tierra y llevan al menos cinco años viviendo allí. Foto: Raphael Salazar
Desde 2009, según la ley, la Anati puede reconocer los derechos posesorios para otorgar títulos de propiedad a aquellos que acrediten que trabajan la tierra y llevan al menos cinco años viviendo allí. Foto: Raphael Salazar

La segunda parte de la historia de Max Van Rijswijk, el empresario holandés que en una década se ha apropiado de miles de hectáreas con playas de arena blanca en la costa de Veraguas. Una intrincada red de fundaciones, sociedades anónimas, abogados, trámites inexplicables, litigios judiciales, millones de dólares y campesinos que han sido despojados de sus propiedades frente al mar, conforman la trama.

La transnacionalización de la tierra en el Caribe panameño. La Conquista del Atlántico no hace más que empezar.  

Max Van Rijswijk asegura haber pagado a Paulino González la totalidad de lo pactado. Foto: Raphael Salazar Expandir Imagen
Max Van Rijswijk asegura haber pagado a Paulino González la totalidad de lo pactado. Foto: Raphael Salazar

TIERRA DE COLONIZADORES

Florentino González llevaba más de cinco años viviendo en la playa, en la desembocadura del río Estero Salado, cuando ante los rumores sobre la presencia de acaparadores en la zona decidió poner la tierra a su nombre.

Para su sorpresa, al llegar a  la Autoridad Nacional de Administración de Tierras (Anati) el globo de terreno ya había sido titulado por Max Van Rijswijk: 12 hectáreas con dos playas inmensas de arena blanca.

Florentino consiguió un abogado y llevó un agrimensor a la zona. Se dieron cuenta de que la titulación era a todas luces fraudulenta: las fotos que acompañaban el documento presentado por el empresario holandés no correspondían al lugar y los límites del lote no eran reales: Anati le tituló fondo de mar, algo prohibido en la legislación panameña.  Florentino lo denunció ante la justicia.

Semanas después, Van Rijswijk habría llegado a la playa con cuatro guardaespaldas cuando él no estaba. González asegura que le tumbaron las paredes de su casa y, como si fuera poco, un recuerdo: seis disparos en la pileta de lavar la ropa.

Tierra de colonizadores Expandir Imagen
Tierra de colonizadores

Su abogado lo denunció y un personero de la justicia llegó a la comunidad. Van Rijswijk se presentó y negó la acusación. La defensa puso a los lancheros como testigos y también al dueño del hotel que los hospedó. La justicia aún investiga el hecho.

En el portafolio de tierras de Caribbean Riviera –donde se pueden encontrar playas en venta por $14 millones– explican cómo fue el proceso de elección de las fincas. “Cada parcela de tierra fue seleccionada por su naturaleza prístina, la proximidad a ríos navegables, por sus puertos protegidos y por la calidad de sus frentes de playas y vistas.  Caribbean Riviera  ya adquirió los títulos de propiedad de la mayor parte de su portafolio. La diligencia de convertir tierras con ‘derechos posesorios’ en tierra ‘titulada’ es un proceso excesivamente complejo, que requiere de un capital significativo, soporte legal, capacidades logísticas y el factor suerte”.

Por lo que se desprende de las denuncias, lo que Caribbean Riviera llama “suerte”, otros lo definen como ilegal.

Tierra de colonizadores Expandir Imagen
Tierra de colonizadores

Entre 2006 y 2016, Van Rijswijk registró 16 sociedades anónimas y 17 fundaciones en Panamá. Carolina Carrizo es el agente residente en 17 de ellas. Carrizo estuvo en el directorio de la  Fundación Ocean Oasis  desde su creación el 9 de enero de 2008 hasta el 29 de diciembre de 2015, fecha en que presentó su renuncia como agente residente y directiva.

Esa fundación, que preside Van Rijswijk, aparece en la investigación global del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), que dejó al descubierto supuestas irregularidades por parte de sociedades offshore creadas por el bufete Mossack Fonseca.

La información está relacionada con una solicitud de la  Fundación Ocean Oasis  para la adjudicación de un terreno. Fue el 20 de agosto de 2006 ante la Reforma Agraria de Colón. Según consta en el Registro Público y en el Archivo Nacional, entre 2008 y 2013 Van Rijswijk logró también apropiarse de cinco fincas en el distrito de Donoso, en la comunidad de Miguel de La Borda, que suman 117 hectáreas. ¿Cuánto pagó por estas tierras? Poco más de $700, menos de seis dólares la hectárea.

En este caso utilizó a sus abogados o prestanombres que lograron titular derechos posesorios, que luego le cedieron a modo de donación a la Fundación Ocean Oasis, propiedad de Van Rijswijk, la misma que aparece en la investigación de la ICIJ. Incluso, en 2008 pasaron a través de seis de sus fundaciones – Fundación Punta Escribano, Fundación Veraguas Eco Development, Fundación Tropical Villages, Fundación Calovébora, Fundación Bahía Exótica y Fundación Tropical Villages– seis fincas que suman 569 hectáreas, que están cerca de la carretera que hoy se construye. Estas tierras fueron adquiridas por solo $3 mil 834 dólares, a razón de 6 dólares la hectárea, y luego traspasadas a la sociedad Hurricane Assets Inc.

El abogado que inscribió estos traspasos en el Registro Público es José Fajardo, quien representó a Veraguas Eco Turismo –también propiedad de Van Rijswijk– en la titulación de las tierras de Paulino González Sianca.

Fajardo, llamativamente, actuó como defensor de imputados en el proceso del año 2003, en el que estas fincas fueron secuestradas por afectar a campesinos de Santa Fe y Calovébora. Aunque todo el proceso de traspaso se hizo durante la vigencia de una orden de secuestro dictada por una fiscalía anticorrupción, en 2013, por arte de magia el secuestro se levantó. El proceso legal sigue abierto.

Van Rijswijk también intentó generar un fondo de inversión denominado  Panamá Land Fund, bajo la sociedad anónima   Crownland. La idea fue generar un stock de acciones con la tierra como respaldo para cotizar en bolsa. 

La Comisión Nacional de Valores les prohibió  la promoción de ese fondo para proteger la seguridad de los inversionistas.

Contactar a sus abogados es misión imposible. Las oficinas donde funcionaban los bufetes están desocupadas. Como la de Nelly Pérez Arosemena , en el edificio Pan Canal de Albrook.  Otra de sus representantes legales, María Gabriela Reyna López, acaba de salir de prisión luego de haber sido detenida por la supuesta comisión del delito de blanqueo de capitales. Eugenia Espinoza Arias trabaja actualmente en el Municipio de Panamá. Contactada al respecto prefirió no hablar del tema. Todos ellos, en los últimos tiempos, renunciaron a seguir representando las sociedades. Por si fuera poco, Van Rijswijk está en disputa con viejos socios: en el Juzgado Decimocuarto tiene llamamiento a juicio e impedimento de salida del país.

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Mire el especial completo

Un empresario versus un campesino

Luego de la publicación de la historia de la compra de tierras que el empresario holandés Max Van Rijswijk le hizo al campesino panameño Paulino González Sianca, todo parece indicar que la historia continuará en los tribunales.

En la entrevista realizada para este especial, Paulino González dijo haber recibido apenas un adelanto de 10 mil dólares por la compra de sus playas que hoy figuran a nombre de Veraguas Eco Turismo, una empresa del empresario holandés.

En su defensa, Van Rijswijk hizo llegar a La Prensa una serie de cheques que, según él, probarían que realizó pagos directos a Paulino Gonzalez por 90 mil dólares más. Además, unos comprobantes de pago por otros 80 mil dólares y otros pagos a nombre de supuestos familiares del campesino.

La justicia deberá probar si estos pagos existieron y, de ser así, quién los cobró.

Paulino González, de 80 años, se define como víctima de una estafa de Van Rijswijk. FOTO: Raphael Salazar Expandir Imagen
Paulino González, de 80 años, se define como víctima de una estafa de Van Rijswijk. FOTO: Raphael Salazar

Aunque el artículo contaba otras denuncias de pobladores que dicen haber sido estafados por el empresario, Van Rijswijk solo se refirió al caso de Paulino.

Por su parte, el campesino no responde con mails. Responde en los tribunales. La Prensa tuvo acceso a la demanda penal que hace tres semanas presentó contra Van Rijswijk en la que lo acusa de estafa.

En su demanda, presentada ante un tribunal de Veraguas, se hace un recuento de la relación que mantuvo González con el empresario holandés y con su ayudante de nombre Gilberto Guardia Pinzón. En un párrafo de la demanda se centran en el día en que se firmó el contrato en el edificio Pan Canal de la ciudad de Panamá–como Paulino no sabe leer ni escribir firmó con su huella dactilar– y cómo fue el acuerdo de pago: “Gilberto Guardia no le entregó el dinero de la compraventa en un solo pago, cuyo contrato se hizo por 240 mil dólares. Jamás se conversó de hacer diversos pagos sino uno solo, y desde aquella vez que firmaron el contrato, más nunca volvieron a ver a Gilberto Guardia ni a quien señala ser el actual beneficiario, el señor Max Van Rijswijk”.

Todo indica que será la justicia la que determinará a quién pertenecen las playas vírgenes en disputa que se encuentran, inmaculadas, a poca distancia de Calovébora.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Abr 2018

Primer premio

9 2 7 7

CBCB

Serie: 21 Folio: 7

2o premio

6804

3er premio

2770

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código