PARADOJA. PERCEPCIÓN DE PAÍS.

Las dos caras de Panamá

La percepción global de Panamá sale a relucir ahora que el país acapara la atención internacional por la disputa en la ampliación del Canal.
La discusión social en el país se centra en cómo hacer llegar a los sectores que no están vinculados con los servicios, parte de las riquezas que se generan en esta época de expansión económica. LA PRENSA/Eric Batista. La discusión social en el país se centra en cómo hacer llegar a los sectores que no están vinculados con los servicios, parte de las riquezas que se generan en esta época de expansión económica. LA PRENSA/Eric Batista.
La discusión social en el país se centra en cómo hacer llegar a los sectores que no están vinculados con los servicios, parte de las riquezas que se generan en esta época de expansión económica. LA PRENSA/Eric Batista.

Todo depende y la canción ya ha dicho que: según como se mire. El dato aquí es que la realidad es un ejercicio de perspectiva.

Bajo esta lógica, es difícil decir qué es Panamá. Para algunos, es un país de potencial increíble, situado en uno de los más exclusivos sitios de real estate planetario con importantes ingresos de capital humano y financiero.

Para otros, el país está al borde de un terremoto institucional y, cada día, la entrada desordenada de inmigrantes y la falta de circulación del auge económico ponen más en riesgo la estabilidad del país.

¿Suena exagerada la idea? Considere que al cierre del año pasado, la Unidad de Inteligencia del semanario The Economist colocó a Panamá como un país de “alto riesgo” en su escala de inestabilidad social, junto a Brasil –que sufrió severas protestas durante 2013– e Irán.

El tema va más allá de tan solo dos escuelas distintas de pensamiento. Para rematar, Panamá, para muchos panameños, es el fondo ausente, sin notar, dentro del cual se desarrolla su vida. Es el mar sobre el cual el pez nunca se pregunta.

Esta forma de vivir es problemática. Si no se percibe que se vive en comunidad ni se tiene una visión optimista de resolver los problemas del país, el resultado es que la población se vincula más como extraños en el elevador que como hermanos: cerca, pero no juntos.

Un ejercicio interesante de estas dos visiones resulta de la lectura de una nota publicada en el blog de economía del diario español El Mundo con fecha del pasado 5 de febrero.

La nota, a cargo de Juan T. Delgado, jefe de economía y negocios de ese periódico, permite reflejar estos dos puntos de vista que, como se podrá apreciar, son inclusive compartidos por el mundo más allá de la frontera.

Delgado empieza su nota elevando a Panamá sobre la misma piedra con la cual aplasta a su país. “A la nación centroamericana le sobra lo que a España tanto le falta: sentido común y visión a largo plazo”.

El caso es que España tiene problemas. Ahora menos que antes, pero la nación sigue atrapada entre un modelo que no le permite crecer suficientemente rápido para aliviar su fuerte tasa de desempleo y una incapacidad cívica de elegir un nuevo modelo de reemplazo.

Para referencia, la tasa de desempleo en España es del 26.03% al cierre de diciembre de 2013, según su Instituto Nacional de Estadística. Esto significa que alrededor de 5.9 millones de personas no tienen trabajo. En otras palabras, España tiene más desempleados que Panamá panameños.

Delgado atribuye mucho crédito a la integración social y racial del país: “Los panameños, con sus divergencias, con su rosario de razas, con la invasión estadounidense aún caliente en la memoria, tienen asumido que la barca avanza con más brío si reman al unísono, en la misma dirección y soltando lastres de la memoria”. Suena a buen consejo para seguir.

Lo cierto es que la barca está algo perdida en su dirección. La desigualdad social se está convirtiendo en un importante reto para un país donde miembros de la etnia negra –particularmente aquellos de Colón– todavía reclaman contra las injusticias del racismo y la exclusión.

Delgado da crédito a cuatro pilares positivos. El primero es la participación política. “Panamá es el país caribeño con más habitantes afiliados a los partidos y cerca del 80% vota en las elecciones presidenciales”.

El segundo pilar son las instituciones. En un texto que pesa por su ironía, Delgado describe que “a diferencia de lo que ocurre en otros países del entorno, donde las urnas han forjado dictadores, en Panamá los mandatos duran cinco años y ningún presidente elegido puede repetir en el cargo hasta pasadas dos legislaturas”.

El tercero es un accidente histórico que Delgado atribuye a la planificación intencionada al describir “una regla no escrita que respetan gobernantes, empresarios y banqueros: ningún sector productivo debe pesar más del 8% en el producto interno bruto”.

La realidad es cierta, no obstante su origen, y ha sido causa de mucho alivio. “Ese tope alienta el equilibrio y la diversificación, y espanta las burbujas”.

En el contexto de la situación de Venezuela, Delgado cita al presidente ejecutivo de Banesco en Panamá, Jorge Salas, con una cita que podría ser tema de una tesis universitaria completa: “El drama y la fortuna de Panamá es la falta de petróleo”.

Todo esto realza el lado positivo, pero ninguna nota de Panamá estaría completa sin la flagelación correspondiente. En un comentario a la nota, un lector escribe que Delgado “se ha dejado impresionar por la fanfarronería del skyline de la ciudad de Panamá” antes de recitar un rosario de las dolencias del país:

“La basura está presente en las calles pues se arroja desde los vehículos sin disimulo”.

“Los notarios cobran por poner un sello sin mirar los documentos originales, eso reviste al papel de legalidad y responsabilidad que elude el que la recibe”.

“No existe señalización vial en la carreteras, ni de distancias ni de alternativas”.

Lo importante aquí es que la elección de las “gafas” queda a cargo del lector.

Una mirada al gasto público

El ministro de Comercio e Industria, Ricardo Quijano, explicó ayer en una reunión de la Asociación Panameña de Aseguradores que, según las conjeturas del gobierno, el país tendrá un capital de inversión que rondará entre los 15 mil a los 17 mil millones de dólares durante los próximos cinco años.

Esto es un monto sustancial en extremo y genera preocupación dentro del marco institucional en el cual se encuentra el país. La caída de 20 puestos en el índice de Transparencia Internacional no ayuda a esta percepción. Resultan relevantes las palabras del abogado y exsecretario general de la Procuraduría de la Nación Rigoberto González publicadas en este diario. “El ejercicio del poder es un problema no de unos pocos, no de unos cuantos, ni siquiera de unos muchos sino de todos los que formamos el país”.

ALFONSO ACOSTA P.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código