MENSAJE NAVIDEÑO A LA CURIA

El papa condena ‘resistencia maliciosa’ a las reformas

Dijo que hay que seguir reformando el gobierno de la Iglesia, y que deben ser propuestos mujeres y laicos para puestos clave.

Temas:

El papa Francisco lleva tres años consecutivos fustigando el comportamiento en contra de la reforma de la Iglesia ante cardenales, obispos y jefes de departamentos. El papa Francisco lleva tres años consecutivos fustigando el comportamiento en contra de la reforma de la Iglesia ante cardenales, obispos y jefes de departamentos.
El papa Francisco lleva tres años consecutivos fustigando el comportamiento en contra de la reforma de la Iglesia ante cardenales, obispos y jefes de departamentos.

El papa Francisco condenó ayer la resistencia interna “maliciosa” ante su campaña para reformar la burocracia del Vaticano y dijo que hombres y mujeres laicos deberían obtener cargos en la Santa Sede si están más calificados que los clérigos.

Por tercer año consecutivo, Francisco usó su saludo anual navideño a la burocracia central de la Iglesia católica, o curia, para reiterarle a los cardenales, obispos y otros jefes de departamentos sobre la necesidad del cambio. Hablando convincentemente, el papa reconoció que se ha encontrado con resistencia de algunos miembros de la curia, en parte abierta, en parte oculta y alguna hipócrita.

“Pero también están las resistencias maliciosas, que germinan en mentes deformadas y se producen cuando el demonio inspira malas intenciones (a menudo disfrazadas de corderos)”, dijo Francisco, quien cumplió 80 años la semana pasada, a cardenales, obispos y monseñores reunidos en la Sala Clementina del Vaticano.

El mes pasado, cuatro cardenales conservadores hicieron un inusual desafío público al papa por sus enseñanzas en un documento sobre la familia, acusándolo de sembrar confusión en temas morales importantes y pidieron aclaraciones.

Francisco no les contestó directamente, pero dijo que algunas personas mostraron “un cierto legalismo” y no entendieron el documento.

Desde su elección en 2013, el papa emprendió una reforma de la curia, cuyas intrigas, supuesta corrupción y filtraciones fueron vistas como responsables por la decisión de Benedicto XVI de ser el primer papa en seis siglos en renunciar.

En su discurso, Francisco dijo que los funcionarios de la curia deberían estar menos preocupados por sus carreras y promociones y más por la renovación espiritual, la humildad y un estilo de vida sobrio. Además, llamó a la práctica de ascender a alguien para quitarlo de en medio como “un cáncer” que debe terminar.

Francisco manifestó que las reformas serán continuas y profundas y que la curia debería ser más multinacional, más multicultural y, donde sea posible, menos clerical.

“La reforma no tiene una finalidad estética, como si se quisiera hacer que la curia fuera más bonita; ni puede entenderse como una especie de lifting, de maquillaje o un cosmético para embellecer el viejo cuerpo de la curia, y ni siquiera como una operación de cirugía plástica para quitarle las arrugas”, añadió. !Queridos hermanos, no son las arrugas lo que hay que temer en la Iglesia, sino las manchas!”, lanzó el papa, gran adepto a las fórmulas gráficas.

Al finalizar su saludo, el papa entregó a todos los presentes el mismo regalo de Navidad, un libro escrito por un jesuita en el siglo XVI titulado Sanar las enfermedades del alma, que el cardenal estadounidense Raymond Burke –uno de los firmantes de la carta– aceptó juiciosamente.

Para presentar su regalo, el papa citó expresamente una conversación con otro de los cardenales rebeldes, el alemán Walter Brandmüller, quien le había sugerido el nombre del autor del libro durante la enumeración de las “enfermedades” de la curia.

En diciembre de 2014, en una requisitoria virulenta, Francisco enumeró 15 “enfermedades” que afectan a la curia, como “el alzheimer espiritual”, “la fosilización mental”, “la mundanidad” o “la corrupción de las costumbres”. En diciembre de 2015, se mostró más alentador, proponiendo “antibióticos” para esas enfermedades y enumeró las “virtudes necesarias”, como “la honestidad”. Para esta edición 2016, el papa citó 12 “criterios” para guiar esta reforma. Entre ellos la “catolicidad” (o universalidad) de la Iglesia, “a través de la contratación de personal proveniente de todo el mundo, de diáconos permanentes y fieles laicos y laicas”, sobre todo “en aquellos dicasterios en los que pueden ser más competentes que los clérigos o los consagrados”.

“De gran importancia es también la valorización del papel de la mujer y de los laicos en la vida de la Iglesia, y su integración en puestos de responsabilidad en los dicasterios, con particular atención al multiculturalismo”, insistió en su discurso.

La muy masculina curia cuenta actualmente con dos italianas en puestos de responsabilidad, una religiosa subsecretaria de la Congregación para los Institutos de la Vida Consagrada y una laica como subsecretaria del Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código