HOMENAJE en MÉXICO

El pueblo le dice adiós a García Márquez

Miles de seguidores del escritor Gabriel García Márquez acudieron al Palacio de Bellas Artes de ciudad de México para despedirlo.

Temas:

La música rompió con la sobriedad del acto, en medio de una mezcla de sensaciones por el hasta luego al escritor. AP/Eduardo Verdugo. La música rompió con la sobriedad del acto, en medio de una mezcla de sensaciones por el hasta luego al escritor. AP/Eduardo Verdugo.
La música rompió con la sobriedad del acto, en medio de una mezcla de sensaciones por el hasta luego al escritor. AP/Eduardo Verdugo.

Rosas y mariposas amarillas, libros como Cien años de soledad, música clásica, un trompetista entonando la canción Macondo o banderas de Colombia y México, las dos patrias de Gabriel García Márquez, fueron parte del homenaje con el que los seguidores le dijeron ayer adiós al escritor.

El monumental Palacio de Bellas Artes de ciudad de México, donde han sido despedidas grandes figuras mexicanas como la artista Frida Kahlo y el Nobel de Literatura Octavio Paz, acogió la ceremonia y las cenizas del considerado mejor escritor en lengua española de los recientes siglos.

Miles de personas hicieron fila bajo el sol desde temprano para entrar al recinto a despedirse del escritor, cuyas cenizas se colocaron en el vestíbulo principal para las guardias de honor.

Decenas de invitados rompieron en un cerrado aplauso a la entrada de la viuda de García Márquez, Mercedes Barcha, y sus hijos Rodrigo y Gonzalo, quienes formaron la primera guardia de honor alrededor de las cenizas del novelista.

La urna de color vinotinto en la que reposan los restos de García Márquez recibió guardias de honor de parte de otros familiares y amigos cercanos.

Una enorme fotografía del escritor con la cita de su autoría “La vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda”, así como flores amarillas, las favoritas del padre del realismo mágico, fueron parte de la decoración del palacio.

También hubo espacio para la música popular que apasionaba al escritor, a cargo de un cuarteto que rompió el silencio en la ceremonia solemne en el interior del palacio, donde se vio a la esposa del laureado escritor visiblemente afectada.

Menos sobrio fue el recibimiento que le dieron miles de admiradores en la calle de acceso al Palacio de Bellas Artes, donde un trompetista homenajeó a García Márquez interpretando el himno de Colombia y melodías como Macondo y El rey.

El acceso al público para darle el último adiós al premio Nobel de Literatura 1982 se retrasó durante más de una hora, tiempo que no les importó a sus admiradores, aun cuando debieron esperar bajo el intenso sol que alumbró la tarde mexicana.

“Es un sentimiento extraño, hay alegría porque es una figura que une los dos países y a toda Latinoamérica, y tristeza porque es una pérdida irreparable para la cultura latinoamericana”, manifestó el profesor bogotano Luis Alexander Bermúdez, quien vive en México.

“Hay una razón literaria y personal por la que vengo a despedirlo, cambió mi vida completamente, su literatura fue la que me llevó a estudiar letras prehispánicas. Es mi escritor favorito de todos los tiempos”, dijo Akatzin Luna, una de las primeras mexicanas que hizo fila desde el mediodía para las honras fúnebres.

Para la noche participaron del homenaje los presidentes de México, Enrique Peña Nieto, y de Colombia, Juan Manuel Santos.

El cuerpo de García Márquez, quien vivía desde hace varias décadas en México, fue incinerado en una ceremonia privada a petición de la familia y de momento es un misterio el destino final que tendrán sus cenizas, aunque el embajador de Colombia en México, José Gabriel Ortiz, afirmó que estas podrían repartirse entre los dos países.

MÁS DESPEDIDAS

En Colombia, en tanto, el presidente Santos encabezará desde hoy una ceremonia en memoria del Nobel en la Catedral Primada de Bogotá, como parte de una serie de actos en su honor que se multiplicarán en todo el país por tiempo indefinido.

Por supuesto, en el municipio de Aracataca, donde nació Gabo, despidieron ayer en un sepelio simbólico y a la distancia a su más ilustre ciudadano.

Vestidos de blanco, con flores amarillas, y mariposas de papel en las manos, caminaron miles de personas por las calles del poblado que vio el 6 de marzo de 1927 nacer al autor que llevaría el lugar a la inmortalidad bajo el nombre de Macondo.

La urna vacía tuvo 10 paradas en su recorrido para recordar los momentos más emblemáticos de la vida del escritor en ese poblado.

La procesión salió de la casa-museo Gabriel García Márquez y luego pasó por la iglesia San José en el centro del poblado, para regresar a la vivienda en donde creció Gabo.

Además, el Día del Libro y del Idioma, que se celebrará mañana miércoles, contará con un maratón de lectura de El coronel no tiene quien le escriba, obra que se leerá por turnos y en voz alta en una jornada a la que se puso por nombre “Gabolectura” en todas las principales bibliotecas de Colombia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código