PARADOJA. EL DEPORTE REY NO TIENE PATRIA

El renegado del fútbol

El delantero nacido en Brasil y nacionalizado español, Diego Costa, está fuera de los convocados de esta selección para la Eurocopa 2016.

Temas:

El delantero del Chelsea está de rodillas. Parece que lo abandonó su estrella. El delantero del Chelsea está de rodillas. Parece que lo abandonó su estrella.
El delantero del Chelsea está de rodillas. Parece que lo abandonó su estrella. Archivo

El mundo del fútbol se maravilló el 13 de mayo de 2014 con la decisión del seleccionador de España, Vicente del Bosque, y su lista preliminar de convocados para el Mundial de Brasil 2014.

El técnico ibérico convocó ese día al delantero nacido en Brasil y nacionalizado español Diego Costa, en reemplazo del goleador del Mundial de Sudáfrica 2010, David el Guaje Villa.

Pasaron dos años y el planeta fútbol vuelve a sorprenderse con la tabla preliminar de convocados de la selección de España para afrontar la Eurocopa de Naciones 2016, porque en ninguna parte aparece el nombre de Diego Costa.

En mayo de 2014, Diego Costa incurrió en la audacia de desechar la oportunidad de jugar en la delantera de la selección de Brasil, en el mundial organizado por ese país sudamericano.

La inclusión de Costa en el onceno brasileño era un reconocimiento a la distancia por sus 56 goles anotados con el Atlético de Madrid, en las dos temporadas consecutivas de 2012–2013 y 2013–2014.

La petición llegó a convertirse en una especie de angustia de millones de fanáticos preocupados por la rigurosidad defensiva de Dunga, el seleccionador del anfitrión del torneo mundialista, carente de un jugador con la explosión necesaria de marcar goles sin importar el proceso previo del jogo bonito.

No habiendo más...

Los españoles pasaban apuros semejantes en la definición. Fernando Torres, el otro referente ibérico del ataque de entonces junto con Villa, atravesaba por un bache sin anotaciones. Su logro más reciente se simplificaba en la obtención del trofeo de máximo goleador de la Copa Confederaciones 2009. Torres consiguió el 40% de sus goles en este torneo frente a la selección de Tahití.

Hasta hace dos días, la senda recorrida por Costa en los periodos 2014–2015 y 2015–2016 retrata a un centrodelantero propiedad del Chelsea inglés con 37 goles a cuestas, o una disminución de 63% en comparación con el bienio inmediatamente anterior.

Costa pasó del Atlético de Madrid al club inglés tras un desembolso de 45 millones de dólares. Fue halagador el inicio del ariete en su nuevo equipo con 20 tantos en 26 partidos.

En junio de 2014 se inició el Mundial de Brasil y Costa jugó en dos de los tres encuentros disputados por la selección española. El campeón defensor del título quedó eliminado y nada se supo de su “brasileño” incorporado en sus planes el 5 de julio de 2013, cuando él juró la Constitución española.

Brasil, por su parte, cayó en manos de los alemanes en las semifinales en un partido de vergüenza para el estandarte sudamericano. El 7–1 en su contra se equipara a la eliminación de una de las 5 estrellas de su escudo. Sus delanteros tampoco fueron noticia, aunque nadie extrañó a Costa.

En este mayo de 2016, poco se inquiere por Costa. Aquel delantero feroz y feraz, apenas si despierta algo de nostalgia. Abandonó su espíritu de chico humilde que se ganó la vida a pulso desde su natal Lagarto, localidad pequeña al nordeste de Brasil, y se transformó en algo menos que un jefe de riñas.

Con carácter y reacciones violentas fue acumulando una sucesión de suéteres de equipos hasta llegar al fabuloso Chelsea. Pero su temperamento dominó a ese jugador estupendo para la selección de España, profesante del tiqui–taca, o un modelo de juego de ensueño que necesariamente precisa de un detonador adelante. Primero fue Torres, después, Villa; y en Brasil 2014 debía de serlo Diego Costa. En este 2016, la apuesta se cifra en Nolito, Morata, Anduriz, L. Vásquez y Rodríguez.

En los prolegómenos de Brasil 2014 abundaba la literatura sobre el centrodelantero del Atlético de Madrid. Su presencia estaba a la altura de otros de su clase en el club, como Forlán, Agüero o Falcao García. Se había ganado su puesto en un equipo conducido por Diego Simeone, cultor del trabajo en equipo, los resultados y del amor al jugador como a sí mismo.

En aquellos meses, el periodista John Carlin resaltaba de Diego Costa su actitud en la cancha, además de sus goles extremos. El experto explicaba la llegada del brasileño al equipo español, la justificaba, diciendo: “lo que distingue a una selección de un club es que la selección es donde los pueblos invierten su orgullo patrio, sus sensaciones de lealtad a una misma bandera”.

La lista preliminar de España para la Eurocopa 2016, más el silencio cómplice de los hinchas y el de los medios de comunicación, dan a entender que en una selección de fútbol no importa el origen de sus jugadores ni el palmarés o sus promesas. Solo vale su desempeño inmediato. Los mejores registros de Costa son de hace dos años.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código