[EXTRACTO]

La OTAN busca misión

El personal de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) dispone de dos ordenadores para realizar su trabajo. Uno de ellos es convencional, para gestionar lo que la mayor organización político-militar del mundo denomina información no clasificada. Un cartel pegado a esos aparatos advierte de que su contenido no está protegido por el secreto de la OTAN.

El otro ordenador es más delicado: sin conexión a internet, alberga una red propia por la que circula información secreta de operaciones atlánticas. La doble herramienta de trabajo es solo una de las múltiples peculiaridades que encierra la sede central de la Alianza Atlántica en Bruselas, un edificio concebido en 1967 como emplazamiento provisional y que solo ahora, en 2016, será sustituido por una nueva sede. El del cuartel general no es el único cambio que deberá afrontar la organización en los próximos meses. El fin de la misión en Afganistán, la mayor desplegada nunca por la OTAN, la vuelta de Rusia como adversario y nuevas amenazas como el yihadismo obligan a redefinir el papel de esta organización para el siglo XXI.

La seguridad es la principal seña de identidad en el mastodóntico complejo de la OTAN, con reglas cercanas a lo novelesco: las reuniones de los altos mandos políticos y militares de la organización se celebran en una planta noble del edificio, en salas sin luz natural ni móviles (ni siquiera apagados) para preservar al máximo la confidencialidad de las conversaciones. Y al final del día nadie puede dejar papeles sobre la mesa; deben quedar guardados bajo llave. Pero más allá de mantener el sigilo, la organización deberá idear nuevos métodos para vencer en los nuevos conflictos, alejados de las guerras clásicas para las que se preparó la OTAN.

Uno de esos retos que la organización se resiste a aceptar es la convulsión en Oriente Próximo, con el yihadismo como la mayor amenaza tanto para la región como para Occidente. Los jefes de Estado o de Gobierno de los 28 países aliados deberán tratar los problemas de Irak, Siria y Libia en una cena el próximo 4 de septiembre, primera jornada de la cumbre que celebrará la Alianza Atlántica en Cardiff (Gales). En ese encuentro, el presidente estadounidense, Barack Obama, se dispone a pedir apoyo –político y puede que más práctico– a los bombardeos sobre Irak, un avispero en el que la OTAN recela intervenir, según fuentes diplomáticas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código