[NICARAGUA]

¿‘Perfeccionar’ la dictadura?

Los procesos electorales recientes han consolidado el dominio de la familia Ortega, y se mantiene como constante el altísimo nivel de abstencionismo de la población.

Temas:

¿‘Perfeccionar’ la dictadura? ¿‘Perfeccionar’ la dictadura?
¿‘Perfeccionar’ la dictadura?

No hubo ninguna sorpresa en las elecciones municipales del 5 de noviembre. Igual que en la elección presidencial del año pasado, las Juntas Receptoras de Votos lucieron vacías por el efecto de la abstención masiva, aunque el Consejo Supremo Electoral se esmeró en decretar otro nivel récord de participación, manipulando a su antojo la cifra del padrón de votantes.

El comandante Daniel Ortega en su balance de la jornada admitió que la abstención es, por ahora, el principal contrincante electoral del partido de gobierno y la mayor amenaza a su legitimidad. Ortega asoció mentirosamente la abstención con un supuesto plan de “confrontación”, mientras los ciudadanos recurrieron a esta forma de protesta pacífica para expresar su profundo malestar, reclamando un cambio en el sistema electoral. Pero la abstención, igual que el 40% de ciudadanos sin partido que registran las encuestas, no constituye una fuerza política activa ni tiene vida 24 horas después del día de la votación. Solamente representa una muestra del enorme potencial de cambio que existe en el país, cuando logremos un sistema que de verdad garantice elecciones libres y competencia política.

La violencia política poselectoral, que ha cobrado siete víctimas mortales, es el resultado de la intolerancia oficial ante la resistencia que, a pesar de todo, prevalece en más de 20 de los 153 municipios del país. Desde las elecciones municipales de 2008, cuando se implantó con represión y fraude, el sistema de control territorial en los municipios ha sido diseñado para gobernar sin la existencia de una oposición beligerante, anulando además la autonomía municipal. En consecuencia, cualquier dinámica de competencia política, aunque esta sea limitada, genera como respuesta la violencia oficial como mecanismo de control social. En 2008, la violencia paramilitar y policial se centró en las principales ciudades del Pacífico: Managua, León y Masaya, donde la oposición fue despojada de sus principales triunfos electorales. Desde 2011 y 2012, la competencia política, ahora más reducida y dispersa, se ubica en los municipios del Caribe, norte y centro del país, los mismos en los que otra vez ha estallado la violencia política.

No se trata, por lo tanto, de incidentes de violencia aislados, como alegó con irresponsable frivolidad el informe de la misión de la OEA, sino de un problema estructural del régimen autoritario que debe ser erradicado para permitir elecciones competitivas en las que se ponga en juego el poder sin la amenaza del chantaje y la violencia

Como estaba pactado entre la OEA y el Gobierno, el informe de la misión de “acompañantes” evadió los asuntos fundamentales del control partidario que ejerce el FSLN sobre el sistema electoral, pero sugiere un amplio menú de recomendaciones técnicas para mejorarlo. La OEA se ha ganado su pasaporte para permanecer en Nicaragua hasta 2021, sellando el “borrón y cuenta nueva” de la deriva autoritaria de Ortega en 2016, cuando liquidó de un tajo a la oposición. Con una competencia política limitada y una oposición domesticada, Ortega también ha aceptado “perfeccionar” el actual modelo dictatorial, aunque ha advertido a los donantes que alisten las chequeras pues demandará mucha plata para financiar al Consejo Supremo Electoral.

Así empieza a delinearse un cruce de caminos hacia las elecciones presidenciales de 2021. El de la dictadura maquillada que promueve Ortega para entronizar una dinastía, ofrece a las élites económicas el incentivo de la estabilidad autoritaria que cobija las ventajas del corporativismo. Pero, a la larga, conduce a inestabilidad y crisis, derivadas de la insostenibilidad de un régimen, cuyos pilares estratégicos radican en la corrupción, represión y centralización burocrática.

El camino alternativo nace de la premisa de que el país no necesita “perfeccionar” el sistema familia-estado-partido, sino desmontarlo, para promover una profunda reforma democrática. Y eso solo será posible como resultado de un movimiento nacional de presión política y social para restablecer el derecho a elecciones libres y competitivas, aun a costa de la tensión e inestabilidad que provocará la intolerancia y la represión del régimen a corto plazo. Es un camino más largo y azaroso, pero es el único que conduce a una estabilidad duradera.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

MONITOREO Alerta verde se extiende por 24 horas

Donderis pidió a la población prestar atención a los comunicados oficiales y seguir las recomendaciones a fin de no poner en riesgo sus vidas.
Tomada de @Sinaproc_Panama

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código