[DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER]

El feminismo no es victimismo

Las marchas fueron todo un triunfo por su capacidad de congregación y de conexión de distintos puntos de vista, pero con un mismo interés: alcanzar una mayor igualdad.

Temas:

El feminismo no es victimismo El feminismo no es victimismo
El feminismo no es victimismo

El pasado 8 de marzo hubo una ola de manifestaciones globales con motivo del Día Internacional de la Mujer, y en especial España sobresalió por el clamor multitudinario que se vivió en las calles, situándose a la cabeza de las movilizaciones que se produjeron en distintas partes del mundo.

 Desde días antes de la convocatoria intercambié mensajes con amigas y colegas periodistas con las que trabajé durante mis años en Madrid. Aquello fue una suerte de debate virtual colectivo discutiendo la eficacia o no de un paro nacional a favor de la igualdad de género, y si habría suficiente cohesión para llevar adelante dicha iniciativa.fe

El propio chat era la demostración de la variedad de opiniones, aunque con el denominador común de que -respaldado por estadísticas, datos concretos y la experiencia empírica individual- es beneficioso reivindicar que, a pesar de los innegables avances, queda camino por recorrer para equiparar al máximo las condiciones laborales, salariales y vitales de las mujeres con respecto a los hombres.

No había duda, ese era el consenso, de la importancia de erradicar las persistentes malas mañas del machismo. Otra cosa era cómo contribuir a ello de un modo constructivo y con resultados prácticos. En este tipo de desempeños siempre hay discursos políticos que les chirrían a unos y a otros. Intereses partidistas que pretenden secuestrar la esencia del asunto con agendas políticas que pueden beneficiar a la izquierda rabiosa o incomodar a la derecha más rancia. El eterno y difícil equilibrio entre la militancia del feminismo más duro y posturas menos radicales. ¿Merecía la pena acudir a las manifestaciones? ¿Tenía sentido un paro laboral o sería contraproducente? ¿Había el peligro de hacerle el juego a posiciones políticas que no necesariamente buscan el bien común, sino réditos electoralistas?

 Todo eso y más se discernió en la comunicación grupal con un intercambio de artículos y análisis que planteaban pros y contras. Enfoques opuestos y en ocasiones enconados. Columnistas que animaban a sumarse a las protestas del 8-M frente a tesis que consideraban estas demandas trasnochadas en pleno siglo XXI, obedeciendo a una vocación “victimista” de mujeres aparentemente incapaces de tomar las riendas de su destino individual y acomodadas a autopercibirse como simples víctimas de los hombres.

Lo cierto es que en el foro que surgió de manera espontánea se compartía la misma profesión, pero con diferentes tendencias políticas cubriendo un espectro desde centroderecha a una izquierda socialdemócrata. En las pasadas elecciones presidenciales no todo el mundo había coincidido a la hora de votar, pero en esta ocasión estaban de acuerdo en hacer algo más visible que quejarse de soslayo por las evidentes desigualdades que todavía perduran como remanentes de épocas no tan lejanas en las que las mujeres no tenían derecho al sufragio universal, no podían abrir una cuenta de banco sin la firma del esposo, tener ambiciones profesionales era algo exclusivo de los hombres y el matrimonio y los hijos era la mayor aspiración de una joven.

 De mis amigas y colegas en Madrid algunas se sumaron al paro y a las protestas. Otras solo fueron a las manifestaciones. En cualquier caso, ninguna se identificó con la noción de que su adhesión a la causa era producto de un sentimiento “victimista”, pues son independientes, exitosas y, en medio de las dificultades de compaginar la maternidad con la profesión, han logrado mantener el delicado balance entre las tareas del hogar y el periodismo, aun a expensas de horarios vertiginosos y considerables sacrificios.

 Entonces, uno podría preguntarse para qué ellas y otras miles desbordaron las calles si parecen ser mujeres realizadas y liberadas. Para usar una expresión muy castiza, lo hicieron precisamente porque saben bien lo que vale un peine. Las minorías (y las mujeres lo son sociológicamente) comienzan la carrera de la vida con una desventaja preestablecida, tal y como explica con sencilla claridad la jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos Sonia Sotomayor en sus excelentes memorias.

Afortunadamente esta carrera de obstáculos no tiene los enormes pedruscos en el camino con que tropezaron nuestras bisabuelas, abuelas e incluso nuestras madres. Pero quedan las piedras, las chinas y los boquetes que hay que apartar con el arrojo individual, pero también con los cambios necesarios y pendientes de sociedades que se han regido principalmente desde el predominio de los hombres.

Así, sin más, en España y en otros países las marchas en el Día Internacional de la Mujer fueron todo un triunfo por su capacidad de congregación y de conexión de distintos puntos de vista, pero con un mismo interés: alcanzar una mayor igualdad, algo que beneficia a todos en el ámbito laboral y también en el personal. El feminismo no tiene por qué ser sinónimo de victimismo. Es una etiqueta que mis amigas y colegas no se dejaron colocar en la marea de este 8-M.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

23 Sep 2018

Primer premio

6 2 5 4

BDAA

Serie: 19 Folio: 3

2o premio

2492

3er premio

0782

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código