Cartas de una madre huérfana de hijo

Ana Victoria Ríos presenta este 16 de marzo ‘Huérfana de hijo: atravesando el duelo’, su primera obra testimonial.

Temas:

Ana Victoria Ríos junto a su hijo José Baltazar Rengifo Ríos en la celebración de su último cumpleaños. CORTESÍA Ana Victoria Ríos junto a su hijo José Baltazar Rengifo Ríos en la celebración de su último cumpleaños. CORTESÍA

Ana Victoria Ríos junto a su hijo José Baltazar Rengifo Ríos en la celebración de su último cumpleaños. CORTESÍA

Portada de ‘Huérfana de hijo: atravesando el duelo’. Portada de ‘Huérfana de hijo: atravesando el duelo’.

Portada de ‘Huérfana de hijo: atravesando el duelo’.

Ana Victoria Ríos le ha escrito cartas a su hijo. Se trata de cartas selladas con el amor, la nostalgia y el duelo que una madre encerraba en su corazón tras perder a su hijo de 27 años, por razones que ella ni los médicos forenses se explican.

Sin embargo, esta economista encontró en la escritura una especie de canal para mantener la comunicación con su hijo. Luego, se dio cuenta de que podría recopilar sus cartas y armar con ellas un libro con la intención de “poder ayudar a otros” que atraviesan por una situación similar.

Así nació Huérfana de hijo: atravesando el duelo, su primera obra testimonial que presenta este 16 de marzo, en el salón Ricardo J. Alfaro de la Facultad de Derecho de la Universidad de Panamá, a las 6:00 p.m., con el apoyo de la Fundación Piero Rafael Martínez de la Hoz.

“Durante el proceso del duelo de mi querido hijo José Baltazar Rengifo Ríos, me sentí morir y estaba tan agotada física y moralmente, que estaba segura de que yo no iba a resistir el golpe que me había dado la vida. Empecé a preocuparme entonces [y a pensar] que al morir yo quién iba a recordar a mi hijo tal y cual era él; a la vez, quería a toda costa mantener la comunicación con él, así como la habíamos tenido en vida. Al empezar a describir mi proceso de duelo, me di cuenta de que eso me aliviaba y pensé que tal vez podría también ayudar a otros”, cuenta quien es economista y realiza consultorías en temas socioeconómicos y financieros, en una entrevista brindada a este medio. “Es mi primera obra en este tipo”, añade.

¿Por qué decidió plasmar su duelo en un texto y compartirlo?

Al principio, escribía cartas para mi hijo, casi a diario. Quería contar su historia y la mía, quería revivir la forma tan perfecta que teníamos para llevar la convivencia. Era mi hijo, pero además, era mi compañero de casa, mi hermano, mi mejor amigo, mi confidente. Con el transcurrir de los días, sentí que de alguna forma esto podría ayudar a otros, quería entonces acompañar en el duelo ajeno a otras personas que también sufrían la pérdida de seres queridos, y me di cuenta de que es ayudando a otros cuando el dolor propio se mitiga en alguna medida.

Al asistir a las sesiones de terapia psicológica en la Fundación Piero Rafael Martínez de la Hoz, vi tantas madres acongojadas y que sufrían tanto como yo, que empecé incluso a sufrir por ellas. Decidí que al hacer algo por los demás, consolar a otros, también honraba a mi hijo y definitivamente que yo quería honrar su memoria.

¿Podría compartir un poco de la historia personal que la llevó a crear este libro?

Mi hijo de 27 años, 3 meses y 9 días era un joven completamente sano, alegre, sin dolencia ni discapacidad alguna, trabajaba como ingeniero en sistemas, practicaba fútbol y levantaba pesas. Era bondadoso, solidario, muy trabajador, responsable y muy inteligente, amigo de sus amigos, con mucha alegría de vivir, en fin, bello por dentro y por fuera. Una noche se acostó a dormir y no se despertó nunca más. La autopsia no reveló la causa cierta de esta muerte. Ese golpe ha sido demoledor, aplastante. Bajé al infierno; y hasta ahora es que estoy emergiendo.

¿Qué objetivo busca cumplir su libro?

El libro pretende describir el proceso de duelo desde la óptica de una madre que ha perdido un hijo muy querido y brinda reflexiones para sobrellevarlo con esperanza, incluso el libro nos indica la forma de apoyar en el dolor ajeno. El fin último es que ayude a otros que estén pasando por este trágico momento.

¿Qué mensajes claves envía su obra?

El mensaje es el amor por los hijos, es una obra escrita con tinta del corazón. Invito a la gente a reflexionar sobre la vida y la muerte. La muerte de un hijo es lo más terrible que le puede pasar a un ser humano, el dolor es tan intenso, tan desgarrador, que nadie lo puede comprender, excepto quien haya pasado por una pérdida igual.

Encontré que solo entiende el dolor de perder un hijo quien haya perdido uno. Nadie más. Nada se le compara a esta tragedia, nada. Quedar huérfana de hijo es la peor experiencia humana.

¿Qué recomendaciones brindaría a otros padres que han atravesado una pérdida similar?

La primera es que busquen ayuda, no se queden solos. Busquen ayuda psiquiátrica, psicológica y espiritual. Un padre o madre no se puede quedar solo rumiando su dolor. Llorar 24/7 es una experiencia total. Lloren todo lo que tienen que llorar, y traten de compartir sus sentimientos con alguien. Solo no se puede, hay que pedir ayuda; las amistades y los familiares siempre son un buen soporte. No se dejen llevar por los dichos y supersticiones populares, no ayudan en nada, ¡todo lo contrario, te lastiman más!

Lloren, pero con esperanza y con fe en que ahora sufrimos nosotros, los padres, pero ellos, nuestros hijos, están felices en su nuevo estadio. Honren la memoria de sus muchachos u otros seres queridos que se van antes que nosotros. Hagan el bien, ayuden a otros y procuren ser mejores cada día.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código