PAULO COELHO

Fragmentos de un diario

Copacabana, Río de Janeiro: Yo y mi mujer la encontramos en la esquina de la calle Constante Ramos, en Copacabana. Tendría unos 60 años, estaba en una silla de ruedas, perdida en medio de la multitud. Mi mujer se ofreció para ayudarla, y ella aceptó, pidiéndonos que la lleváramos hasta la calle Santa Clara.

Algunos sacos de plástico pendían de la silla de ruedas. Por el camino nos contó que aquellas eran todas sus pertenencias; dormía bajo las marquesinas y vivía de la caridad ajena. Llegamos al lugar indicado: allí estaban reunidos otros mendigos. La mujer sacó de una de las bolsas de plástico dos paquetes de leche de larga duración y los distribuyó entre el grupo.

-Si hacen caridad conmigo, tengo que hacer caridad a los demás, comentó.

Hakone, Japón: Consigo que mi editor, Masao Masuda, finalmente me convide para la tradicional ceremonia del té. Él piensa que no la comprenderé bien: “no pasa nada especial”, repite varias veces. Nos dirigimos a una montaña cerca de Hakone, entramos en un pequeño cuarto, y su hermana, vestida ritualmente con kimono, nos sirve el té. Simplemente eso. Pero todo es hecho con tanta seriedad y protocolo, que una práctica cotidiana se transforma en un momento de comunión con el universo.

El maestro del té, Okakusa Kasuko, explica lo que sucede: “la ceremonia es la adoración de lo bello. Todo su esfuerzo se concentra en la tentativa de alcanzar lo Perfecto a través de los gestos imperfectos de la vida cotidiana. Toda su belleza consiste en respetar las cosas simples que hacemos, pues ellas nos pueden transportar hasta Dios”. Si un encuentro para beber té nos puede transportar hasta Dios, qué decir de las otras oportunidades que suceden cada día y no nos damos cuenta.

Copacabana, Río de Janeiro: Estoy andando por la calzada y escucho a una joven diciéndole a otra, muy convencida: “Yo he programado mi vida de la siguiente manera...”. Pensé: ¿es que acaso cuenta con que las cosas aparecen justamente cuando las estamos esperando? ¿No se le ha ocurrido pensar que Dios tal vez tenga un plan diferente, y mucho más interesante? ¿Habrá considerado la posibilidad de que, al incluir otras personas en su programación, esté interfiriendo en ideas y proyectos distintos?

No sé si la frase que escuché era fruto de la inexperiencia o del delirio total.

Hakone, Japón: Pregunto a Masao Masuda cómo los japoneses consiguieron conquistar ciertos mercados, que antes eran dominados por los estadounidenses.

-Muy sencillo: los estadounidenses tienen una idea, se encierran en una sala con investigadores, toman decisiones y gastan una energía inmensa para probar que estaban acertados. Nosotros no queremos probar nada: dejamos que cada ser humano manifieste sus necesidades y procuramos solucionarlas. El resultado es que cada uno compra aquello que ya deseaba antes.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PRD PIDE INVESTIGACIÓN Varela dice que es víctima de un ataque político

El mandatario planteó que a veces le gustaría ser candidato o un ciudadano más para poder defender su verdad y su historia de vida pública.
LA PRENSA/Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código