teatro

Una denuncia abierta

‘Los monólogos de la vagina’ es un estudio, desde la risa y la tragedia, sobre la situación de la mujer en una sociedad proclive al machismo.

Temas:

CORTESÍA CORTESÍA
CORTESÍA

Tiene más de un enfoque Los monólogos de la vagina. Resalta, por ejemplo, la urgente necesidad de la igualdad entre hombres y mujeres, así como los desequilibrios que hay en las relaciones afectivas, sociales, económicas y culturales entre ellos y ellas.

La obra de la estadounidense Eve Ensler también denuncia la represión de la que ha sido objeto la mujer desde siempre y cómo las oportunidades y los derechos no son, por lo general, los mismos entre los caballeros y las damas.

Esta pieza teatral la integran, de igual manera, historias sobre el sexo como placer, opresión, dominio o desconocimiento.

Este clásico contemporáneo regresa a las tablas nacionales. Se presenta en el Teatro La Plaza los días 13, 20, 27 de noviembre y el 4 de diciembre, bajo la dirección de Aaron Zebede y con la actuación de Lissette Condassin, Mónica Lauri y Ana Alejandra Carrizo.

“Siempre habrá quien no haya visto Los monólogos de la vagina y se le encienda el botón del morbo. Cuando comienza a correr la obra, se dan cuenta de que la vulgaridad y la superficialidad se quedaron afuera del auditorio”, resalta Condassin.

Por ejemplo, el morbo en torno a su título “aún se mantiene, solo que a menor escala”, piensa Aaron Zebede. “Hemos visto dos o tres casos en que alguien que pasó por el teatro vio el anuncio y se rió como si fuera una gracia, pero la mayoría de las personas conocen la obra y saben a lo que vienen”.

Más allá de si el público asiste “por curiosidad, educación, cultura o fanatismo”, de acuerdo con Carrizo, “cuando se sumergen en el mundo de los monólogos, se olvidan del morbo, porque es una obra tan bien escrita, que nos da un baño de realidad que nos deja reflexionando, tanto al público como a las actrices en escena”.

Lauri plantea que es necesario ver Monólogos de la vagina porque “es una denuncia abierta que mediante la risa, el ingenio y el llanto desarrolla la reflexión ante una serie de temas delicados”.

Panamá, cree Zebede, “es un país menos machista que en los 1990. Veo mujeres en altos puestos por todos lados y eso me gusta. Con todas estas noticias de hombres en altos puestos siendo culpados de acoso sexual, tal vez el mundo está peor que antes, o simplemente ahora las cosas se saben y antes no”.

LA VIGENCIA DE UNA PIEZA TEATRAL

Una denuncia abierta Expandir Imagen
Una denuncia abierta

Ir a ver Los monólogos de la vagina representa asistir a una sesión con tres especialistas y escucharlas hablar de sexo, vida, amor, violencia y prejuicios.

Esta pieza de Eve Ensler está en el Teatro La Plaza el 13, 20, 27 de noviembre y el 4 de diciembre, dirigida por Aaron Zebede y con la participación de Lissette Condassin, Mónica Lauri y Ana Alejandra Carrizo.

Cada actriz se hace cargo de más de un monólogo. ¿El reto está en la técnica de pasar de una situación a otra o por el contenido de la obra o en las emociones que despiertan las historias?

Lissette Condassin: Se trata de situaciones reales a las que se han enfrentado muchas mujeres, algunas de las cuales hemos vivido, por lo cual se nos facilita la interpretación, pero hay otras situaciones que, afortunadamente, no hemos enfrentado en carne propia, pero allí es donde está la experiencia y la habilidad de la actriz de poner en carne propia la situación. Para dar un ejemplo: en un monólogo represento a una mujer que nunca había experimentado la masturbación y en el proceso llega al orgasmo. ¿Cuántas mujeres no han vivido esta situación por presión religiosa, cultural, racial, educación basada en la represión, etc.?

Mónica Lauri: El reto es poder exteriorizar y transmitir emociones caracterizando dependiendo de la edad o la situación que vive el personaje. En mi caso interpreto a una niña de 5 años y solo tengo el recurso de mi capacidad actoral para transportar al público y hacer que ellos sientan la experiencia de esta niña.

Ana Alejandra Carrizo: Estos monólogos fueron sacados de testimonios de mujeres reales. Desde que supe esto, sentí una gran responsabilidad al darle vida a estas historias, pero sobre todo, con mucho respeto. Todos mis monólogos son muy diferentes, unos muy cómicos, otros no tanto, pero el que más me demanda energía es el de una mujer de Kosovo, que narra cómo fue víctima de una violación.

LOGROS Y PENDIENTES

¿Qué aspectos tratados en materia sexual en Panamá se mantienen parecidos, o han mejorado, a lo planteado en los 1990 cuando escribió la obra Eve Ensler?

Condassin: El maltrato hacia la mujer, en todas sus formas, sexual, psicológica, emocional y física, antes era visto como algo natural. Lo dejabas a la suerte el hecho que te hubiese “tocado” un hombre de “mal carácter”, te abandonabas a tu suerte y así se aguantaban toda una vida miserable. Para los años 1990 el tema de la violencia intrafamiliar no era tan conversado. Hoy la mujer tiene mucha más conciencia de lo que vale y de no dejarse maltratar de nadie.

Lauri: Poco a poco se han abierto puertas y se han formado asociaciones en defensa del bullying y el ataque a la mujer. Sin embargo, falta mucho por recorrer, y mientras eso sea así seguirá vigente Los monólogos de la vagina.

Carrizo: Con el empoderamiento de la mujer hemos avanzado. Muchas mujeres se sienten libres de expresar qué quieren y cómo lo quieren. Sin embargo, aún siguen privadas de gozar su sexualidad a plenitud. Referente al tema de la mujer como objeto sexual, pues hoy siguen los casos de violación tanto a mujeres como niñas. En Panamá estamos viviendo un momento clave, donde se ven luces de un “despertar” y se pelea por los derechos a la información, y a la educación sexual a temprana edad, para evitar el tabú y la desinformación que en años anteriores causaron mucho dolor y desgracias. 

Hay más de una situación en la que la mujer sufre de violencia o discriminación por ser mujer.

Condassin: Hay países donde la discriminación y el maltrato contra la mujer forma parte de su cultura. En nuestro país, afortunadamente, tenemos una cultura más abierta a la convivencia de igualdad y no sufrimos represiones que nos pudieran llevar hasta la muerte como castigo, aunque sí vemos que se mantiene el maltrato físico contra la mujer, sobre todo dentro del hogar.

Lauri: La sobreexposición en las redes, debido al modelo actual que sigue la juventud, encamina a muchas mujeres a ser expuestas en tónicas meramente sexuales. El acceso a la tecnología vuelve muy vulnerable a la juventud y la educación y el ejemplo empieza por casa.

Carrizo: El estereotipo de la “mujer perfecta” ha llegado a grados enfermizos. Cada vez la mujer busca ser más “bonita” físicamente, la superficialidad, los retoques de photoshop y el exhibicionismo reinan en las portadas de revistas. Entre menos ropa, más “exitosa”, los estudios, el el contenido y el talento han perdido valor. Las niñas de 15 años pidiendo de regalo una operación para agrandarse el busto. Estamos viviendo una falta de valores.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

14 Nov 2018

Primer premio

2 0 5 9

CAAC

Serie: 1 Folio: 8

2o premio

1641

3er premio

1301

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código