El desafío del lenguaje de señas

En caso de que el niño no intente aprender a comunicarse oralmente, el lenguaje de señas podría limitar su desarrollo.

En el marco del Día Internacional de las Personas Sordas, celebrado ayer, aún una buena parte de las personas con pérdidas auditivas en el mundo se comunican a través del lenguaje de señas.

Hoy, la comunidad científica se esfuerza en conocer cómo funciona el cerebro de una persona sorda que usa esta opción de comunicación. El Centro Vasco sobre Cognición, Cerebro y Lenguaje de España ha encontrado que el cerebro de la persona que utiliza el lenguaje de señas funciona de una forma distinta si se compara con el de una persona que utiliza la comunicación oral.

Por ello, este centro hace estudios para determinar qué ocurre neurológicamente en el cerebro de quien usa el lenguaje de señas, registra el diario español ABC.

Este lenguaje es una opción de comunicación, dice la otorrinolaringóloga Stella Rowley, jefa del Departamento de Otorrinolaringología del Hospital del Niño. “Hoy se sabe que los sordos que utilizan el lenguaje de señas, tienen localizado su lenguaje en la misma región del cerebro que el resto de las personas usan para oír. El procesamiento del lenguaje depende del hemisferio izquierdo tanto en personas normoyentes como en personas sordas”.

“Las investigaciones suponen que existe una organización modular del cerebro, y que diversas estructuras realizarán tareas distintas, aunque las vías de entrada o de salida sean las mismas. Así, los oyentes recibirían el lenguaje en la corteza auditiva y lo emitirían desde la corteza motora que controla los movimientos de los labios y de la boca, mientras que los sordos recibirían el lenguaje en la corteza visual y lo emitirían desde la corteza motora que controla los movimientos necesarios para los gestos. El cerebro está diseñado para el lenguaje, independientemente de si su manifestación es visual-manual o auditivo-oral”.

Sin embargo, Rowley agrega que se requiere mayor sensibilización para lograr integrar a los sordos que se comunican con el lenguaje de señas.

En el caso del sordo que escoge el lenguaje de señas en lugar de la comunicación oral, el lenguaje de señas “se convierte en una limitante para el desarrollo educativo, social y profesional”. Pero, en caso de que las personas cuya pérdida no puede ser amplificada y no pueden adquirir un lenguaje verbal, les cabe optar por usar el lenguaje de señas, el cual está basado en expresiones faciales, movimientos corporales y gestuales, destaca la fonoaudióloga Alba Arosemena Von Chong. Este lenguaje se compone de elementos como la percepción visual, gestual y táctil, por medio de los cuales se establece un canal de comunicación, agrega.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código